Información sobre patologías, hábitos saludables y prevención.

Salud

Covid-19, embarazo y lactancia: adoptar recaudos de prevención disminuye el riesgo de contagio.

Los estudios realizados hasta el momento indican que la transmisión perinatal del virus SARS-CoV-2 es poco probable y que el contacto de piel con piel y la lactancia son seguros, aunque la madre tenga Covid-19, siempre que se tomen precauciones como el uso de barbijo y el lavado frecuente de manos y pechos. En la Semana Mundial de la Lactancia Materna, las pruebas están a favor del amamantamiento.

La pandemia por el nuevo coronavirus sigue generando muchas preguntas en la población mundial. Una de esas preocupaciones tiene que ver con los potenciales riesgos que podrían tener las mujeres embarazadas y los recién nacidos

A poco más de siete meses del primer caso de esta infección viral, el conocimiento médico aún es limitado, evoluciona día a día y sus hallazgos van cambiando permanentemente. 

En este marco, resulta de vital importancia conocer con detalle qué es lo que realmente se sabe y cuáles son los recaudos de prevención relacionados con la futura mamá y su bebé.

Con respecto a la infección del virus SARS-CoV-2 en las mujeres embarazadas, hasta el momento los trabajos publicados indican que no hay riesgo de transmisión vertical, es decir que el virus le llegue al bebé por la placenta o la leche materna, y si hubiera riesgo, sería muy bajo. 

Ni el contacto piel con piel ni la lactancia representan riesgos de contagio entre una mujer con coronavirus y su recién nacido, siempre que se observen medidas higiénicas de prevención, como el uso de tapabocas o mascarilla por parte de la madre y el lavado frecuente de manos y pechos.

Este año, en el contexto de la propagación mundial del coronavirus, la Semana Mundial de la Lactancia Materna, impulsada por la Organización Mundial de la Salud (OMS), del 1° al 7 de agosto en más de 170 países, toma una connotación especial y se vuelve más necesario transmitir el mensaje de que la leche materna es el mejor alimento y el más completo que puede recibir el recién nacido.

En ese sentido, el director general del organismo de Naciones Unidas, Tedros Ghebreyesus, afirmó en uno de sus recientes informes sobre la pandemia que “las madres con sospecha de coronavirus o positivas deben amamantar igual a sus hijos y no ser separadas de ellos, salvo que se sientan muy mal. Según los datos que tenemos, los beneficios de la lactancia superan largamente el potencial riesgo de transmisión de Covid-19″.

Estudios y conclusiones tranquilizadoras

Las primeras investigaciones se realizaron en embarazadas portadoras del virus, que dieron a luz en hospitales de Wuhan, China, epicentro del brote inicial de la pandemia. Sus resultados dan cuenta de buenos fundamentos para llevar tranquilidad: demostraron que ni los bebés, ni el líquido amniótico, ni el cordón umbilical ni la leche materna dieron positivo en los casos analizados. Esto tiene impacto sobre la seguridad del bebé, también sobre la vía del parto y, además, en la lactancia, ya que, si la mamá es positiva, puede hacerse pero con precauciones. 

Uno de los estudios, publicado a fines de marzo en la sección de Neonatología de la plataforma de ciencia Frontiers, siguió la evolución de cuatro embarazadas ingresadas en el hospital Unión de Wuhan: dieron positivo por coronavirus y se encontraban en la fase aguda de la enfermedad cuando dieron a luz. 

Tomadas las medidas de aislamiento especiales para evitar un contagio posparto, como separar a madre e hijo mientras ésta estuviera infectada, los médicos tomaron varias muestras de ambos -del cordón umbilical, líquido amniótico, la primera leche materna o de la garganta de los pequeños- y todas dieron negativo en las pruebas.

En un estudio más reciente, que abarcó a 120 bebés nacidos entre el 22 de marzo y el 17 de mayo, en tres hospitales de Nueva York, los investigadores siguieron durante las primeras dos semanas de vida a madres y bebés, y no detectaron ningún caso de transmisión del SARS-CoV-2 ni en el embarazo ni después. Por eso, concluyeron que es seguro que madres y recién nacidos estén juntos tras el parto y que se amamante a los pequeños tomando precauciones.

Los resultados de este trabajo que está publicado en la revista The Lancet Child Adolescence Health, apoyan las recomendaciones de la OMS y refuerzan el consejo de no separar a madres e hijos tras el nacimiento y promover la lactancia materna por los beneficios que genera en ambos.

Durante la investigación, tras 24 horas del parto, a los bebés les realizaron una prueba de PCR nasal y todos dieron negativo. A la semana de vida, 82 bebés seguían compartiendo habitación con sus madres y el 80% hacía lactancia materna. Quince días después de nacer, hicieron una prueba a 72 recién nacidos y también todos dieron negativo. Siguieron luego a 53 bebés durante un mes y ninguno desarrolló síntomas de Covid, por lo que los investigadores sugieren que la transmisión a los recién nacidos por parte de otros miembros de la familia es improbable cuando se toman las precauciones de seguridad.

Necesidad de examinar a las embarazadas

Si bien desde el comienzo de la pandemia los expertos de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de Estados Unidos manifestaron que el virus no parece afectar a las personas embarazadas de manera diferente a otras, un trabajo publicado a fines de junio plantea la necesidad de examinar y monitorear cuidadosamente a las mujeres embarazadas, tanto si presentan síntomas como si no, para detectar rápidamente la presencia de coronavirus porque pueden tener más riesgo de que la enfermedad evolucione gravemente. 

El análisis es el más grande de su tipo hasta el momento y se basa en datos de mujeres con infecciones confirmadas de coronavirus informadas a los CDC en los 50 estados y Washington, del 22 de enero al 7 de junio. Incluye información sobre 8.207 mujeres embarazadas de entre 15 y 44 años, que se compararon con 83.205 mujeres del mismo rango de edad que no estaban embarazadas. 

Los hallazgos sugieren que, en comparación con las mujeres no embarazadas, las embarazadas tienen más probabilidades de tener Covid-19 grave. Más del 31% de las embarazadas fueron hospitalizadas, en comparación con aproximadamente el 6% de las que no estaban embarazadas. Además, las mujeres embarazadas tenían más probabilidades de ser ingresadas en la unidad de terapia intensiva: un 1,5% en comparación con un 0,9% de las no embarazadas. También eran algo más susceptibles de necesitar ventilación mecánica: 0,5% contra el 0,3%.

Recomendaciones para una lactancia materna segura

En la guía de recomendaciones para la atención de embarazadas y recién nacidos en contexto de pandemia, elaborada por el Ministerio de Salud de la Nación, se remarca que la lactancia materna es la forma ideal de alimentación de los lactantes por sus propiedades nutricionales y su capacidad de protección frente a múltiples enfermedades.

Por eso, se recomienda que los lactantes menores de 6 meses reciban leche materna como único alimento (lactancia materna exclusiva) y, a partir de ese momento, que continúen recibiendo lactancia con la incorporación de alimentos adecuados y específicos para la edad hasta por lo menos los dos años de vida. 

En tiempos de pandemia por Covid-19 y dado que hasta el momento no hay evidencia de presencia del virus en la leche humana, frente a casos sospechosos y confirmados, se recomienda la lactancia directa al pecho, siempre que sea posible, y -en todos los casos- seguir las siguientes medidas higiénicas: 

  • Lavar las manos y los pechos con agua segura y abundante jabón (incluidas las muñecas, antebrazos y espacio interdigital) inmediatamente antes de la toma o extracción.  
  • Lavar las manos durante por lo menos 50 segundos antes de tocar al bebé o antes de retirar la leche materna (extracción manual o con bomba extractora).  
  • Usar barbijo que cubra completamente nariz y boca durante las tomas; evitar hablar o toser durante el amamantamiento. 
  • El barbijo debe ser inmediatamente sustituido en caso de tos o estornudo, o ante cada nueva toma.  
  • Si se optara por la extracción de leche materna, se recomienda reforzar la técnica de extracción manual. Si se provee bomba de extracción de leche, debe cumplirse la adhesión a las normas de esterilización. La bomba no podrá ser compartida con otra paciente y la extracción se realizará en la habitación donde se realiza el aislamiento. La leche será administrada por una persona acompañante o por personal de la institución.  

 

  • Si la madre no estuviera en condiciones clínicas para amamantar, se recomienda a los equipos de salud que la asistan la extracción periódica de leche con el fin de evitar trastornos mamarios y mantener la producción de leche.

Fuente: Organización Mundial de la Salud (OMS); Ministerio de Salud de la Nación; Frontiers; The Lancet Child Adolescence Health; Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés) de Estados Unidos.

#HablemosDeInnovaciónEnSalud

Conversemos en estas redes:

Facebook: CAEMEar

Twitter: @CAEMEAR

Linkedin: CAEME

Youtube: CAEME Argentina

Toda esta información tiene por objetivo contribuir a la concientización y al conocimiento por parte de la comunidad sobre diversos temas vinculados al cuidado de su salud. Sin embargo, bajo ningún punto de vista intenta reemplazar el diálogo médico-paciente, que es uno de los espacios más valiosos para conocer en profundidad sobre éste y muchos otros temas, preservar la salud como estado de bienestar general, prevenir el desarrollo de enfermedades, acceder al adecuado diagnóstico de determinados cuadros e iniciar el tratamiento que el profesional de la salud sugiera y consensue con el paciente.