• Sociedad y Medicamentos
    marcador

    Sociedad y Medicamentos

    Vacunas, medicamentos, innovación y su impacto en la sociedad.

    Argentina, uno de los primeros países en autorizar la vacuna contra el Covid-19 de AstraZeneca y Oxford19 enero 2021

    Argentina, uno de los primeros países en autorizar la vacuna contra el Covid-19 de AstraZeneca y Oxford

    La vacuna de Pfizer y BioNTech es la primera inmunización  contra el Covid-19 aprobada en la Argentina30 diciembre 2020

    La vacuna de Pfizer y BioNTech es la primera inmunización contra el Covid-19 aprobada en la Argentina

    Vacunas, un pilar clave en la atención médica  que prolonga la esperanza de vida18 diciembre 2020

    Vacunas, un pilar clave en la atención médica que prolonga la esperanza de vida

La importancia de continuar con el calendario de vacunación

Icon Fecha 23 julio, 2020

La Organización Mundial de la Salud advirtió que 80 millones de niños corren riesgo por no haber sido inoculados. Al interrumpir las campañas, se pierde la inmunidad colectiva.

En el contexto de la pandemia actual causada por el coronavirus SARS-CoV-2, no solo disminuyeron las consultas médicas ante diverso tipo de enfermedades, sino que también se está dejando de cumplir con el calendario de vacunación contra males como el sarampión, la difteria, la hepatitis A y B, el neumococo, la poliomielitis, la rubeola, el tétanos, entre otros. Esto es no solo riesgoso para quien no recibe la dosis indicada, sino también para todas las personas, niños y adultos, que no pueden ser vacunados por razones de salud. 

Según la enfermedad de que se trate, cuando la falta de inmunización supera el 10% o más, puede verse afectada la inmunidad colectiva, ,. En enfermedades como el sarampión, puede incluso llevar a la muerte de niños. Según los datos recopilados por la Organización Mundial de la Salud (OMS), UNICEF, Gavi y el instituto para las vacunas Sabine Vaccine Institute, la prestación de servicios sistemáticos de inmunización se ha visto interrumpida o al menos muy perturbada en al menos 68 países debido a la pandemia. Esto podría afectar a unos cerca de 80 millones de niños menores de un año que viven en esos países.

¿Por qué esta caída? Las razones son varias. Hay madres y padres que prefieren evitar movilizarse fuera de sus casas y contagiarse el coronavirus SARS-CoV-2, causante de la Covid-19. En muchos casos, los trabajadores sanitarios han sido reubicados para atender la pandemia o enfrentan restricciones de viaje. También hay escasez de equipos de protección y, en ciertos países, de dosis de vacunas debido a la interrupción en los viajes internacionales. 

Para garantizar la seguridad del personal y de quienes concurran, la Organización Mundial de la Salud (OMS) ha propuesto ya a principios de abril una serie de protocolos que los vacunatorios o escuelas donde se apliquen vacunas deberían seguir.

Una de las medidas más sencillas es limitar la cantidad de personas presentes en una visita y organizar sesiones con un menor número de pacientes y a intervalos más frecuentes. Para eso es mejor que la ida al vacunatorio sea con turno previo y no de improviso. 

De ser posible, utilizar espacios exteriores y mantener el distanciamiento social en el centro de salud o en el lugar donde se prestan los servicios; organizar sesiones de inmunización para vacunar exclusivamente a personas mayores y a quienes tengan condiciones o trastornos preexistentes, como cardiopatías, enfermedades respiratorias o diabetes.

Siempre que sea posible, los servicios de inmunización y las zonas de espera estarán separados de los espacios donde se prestan otros servicios (es decir, se brindarán en horarios diferentes o espacios separados, según el centro).

El problema de la interrupción en los esquemas de vacunación empeora si se considera que en muchos países y algunas provincias de la Argentina ya se está empezando a pensar en la vuelta a clases presenciales, interrumpidas durante las fases más duras de las cuarentenas pandémicas. Si un alto porcentaje de niños no está vacunado, el riesgo de que reaparezcan enfermedades como el sarampión aumenta significativamente dada la pérdida de la inmunización colectiva que brinda el hecho de que la enorme mayoría esté vacunada. 

La Argentina acaba de dejar atrás un fuerte brote de sarampión, que comenzó a mediados del año 2019 y del que salió recientemente, tras 12 semanas sin nuevos contagios. Luego de 179 casos confirmados y un fallecimiento, con fuertes campañas de vacunación a partir de diciembre del año pasado, fue posible eliminar los casos autóctonos de la enfermedad. 

– Organización Mundial de la Salud. Framework for decision-making: implementation of mass vaccination campaigns in the context of COVID-19:  https://apps.who.int/iris/bitstream/handle/10665/332159/WHO-2019-nCoV-Framework_Mass_Vaccination-2020.1-eng.pdf Ministerio de Salud de la Nación.

Toda esta información tiene por objetivo contribuir a la concientización y al conocimiento por parte de la comunidad sobre diversos temas vinculados al cuidado de su salud. Sin embargo, bajo ningún punto de vista intenta reemplazar el diálogo médico-paciente, que es uno de los espacios más valiosos para conocer en profundidad sobre éste y muchos otros temas, preservar la salud como estado de bienestar general, prevenir el desarrollo de enfermedades, acceder al adecuado diagnóstico de determinados cuadros e iniciar el tratamiento que el profesional de la salud sugiera y consensue con el paciente.

Anterior:

La resistencia antimicrobiana avanza en más países y el coronavirus incrementa el riesgo

Ver +
Siguiente:

Laboratorios farmacéuticos: “La carrera por la vacuna no es contra los competidores, sino contra la enfermedad”

Ver +