Información sobre patologías, hábitos saludables y prevención.

Salud

Nuevas recomendaciones de la OMS sobre los barbijos caseros

La OMS actualizó sus guías. Cómo previene el tapabocas y cómo fabricarlo. 

Si bien los estudios que se han venido realizando hasta ahora indican que la medida más efectiva para evitar el coronavirus es el distanciamiento social, esta distancia preventiva mínima de un metro entre las personas no siempre es posible de respetar. 

Por eso, los barbijos caseros o tapabocas son una medida fundamental para contener la pandemia, y la Organización Mundial de la Salud acaba de ampliar la recomendación de su uso para la población en general en las áreas donde hay circulación comunitaria del virus. Además, indicó cómo deben fabricarse. 

Cómo el barbijo previene el Covid-19

El coronavirus se propaga de persona a persona, pero no por contacto directo sino por las pequeñas gotas (gotículas) que salen despedidas de la nariz o la boca de un infectado cuando tose, estornuda o incluso al hablar. Estas gotículas pueden permanecer varios días sobre superficies u objetos: si una persona sana toca alguna de estas superficies y luego se toca con sus manos los ojos, la nariz o la boca, puede infectarse con el virus. 

Pero un estudio reciente de investigadores de la Universidad de California San Diego y la Universidad Nacional Sun Yat de Taiwán, publicado en la revista Science, afirma que estas partículas más pequeñas (de 5 micrones o menos) también pueden transmitirse a través del aire cuando una persona habla o respira y esas partículas ser inhaladas. 

En un ambiente cerrado, las partículas se asientan en el suelo con más facilidad, pero pueden permanecer en el aire por horas. En el exterior, las concentraciones virales se diluyen más rápidamente, pero el viento también puede transportar esas minúsculas gotitas a larga distancia.

El tapabocas, bien utilizado sobre la nariz y la boca, actúa entonces como una barrera que impide la diseminación de estas partículas microscópicas, que quedan dentro de la tela. 

“Reduce el riesgo potencial de exposición de las personas infectadas antes de que desarrollen síntomas”, afirma la OMS en su último documento sobre el tema. 

La investigación publicada en Science aporta un dato relevante en este sentido: en Wuhan, donde comenzó el brote, hasta el 79% de los casos fueron por contagios de asintomáticos, personas que no manifiestan la enfermedad o lo hacen con síntomas muy leves.

Consejos para fabricar un tapabocas

En sus nuevas guías, la OMS señala que, para que una máscara casera funcione, debe filtrar como mínimo el 70% de las partículas y garantizar que el usuario pueda respirar normalmente. 

Para esto, el organismo de Naciones Unidas sugirió que los tapabocas caseros se hagan con tres capas de tela y que se combinen distintos materiales, utilizando algodón (que es más absorbente) para la capa que va cerca de la boca, de manera que allí se retengan las gotas de saliva. En el medio, debería ir el filtro y se recomienda que sea polipropileno, el tejido que se usa para las mascarillas quirúrgicas, y en la capa exterior un material que repela el agua, como el poliéster

El tapabocas debe reemplazarse cuando está sucio o húmedo, debe retirarse cuidadosamente y hay que higienizarse las manos después de hacerlo. El barbijo casero debe ser lavado siempre que esté sucio o, como mínimo, una vez por día con jabón o detergente, y en lo posible con agua caliente, según las últimas recomendaciones que también difundió la OMS.

Fuente: Organización Mundial de la Salud, Revista Science, Ministerio de Salud de la Nación

#HablemosDeInnovaciónEnSalud

Conversemos en estas redes:

Facebook: CAEMEar

Twitter: @CAEMEAR

Linkedin: CAEME

Youtube: CAEME Argentina

Toda esta información tiene por objetivo contribuir a la concientización y al conocimiento por parte de la comunidad sobre diversos temas vinculados al cuidado de su salud. Sin embargo, bajo ningún punto de vista intenta reemplazar el diálogo médico-paciente, que es uno de los espacios más valiosos para conocer en profundidad sobre éste y muchos otros temas, preservar la salud como estado de bienestar general, prevenir el desarrollo de enfermedades, acceder al adecuado diagnóstico de determinados cuadros e iniciar el tratamiento que el profesional de la salud sugiera y consensue con el paciente.