Información sobre patologías, hábitos saludables y prevención.

Salud

Por qué hay que ir a los chequeos mamarios pese al coronavirus

En la Argentina, se redujeron tanto las consultas clínicas como la realización de mamografías. Cuál es el riesgo de llegar a un diagnóstico tardío en caso de tener un tumor.

El cáncer de mama es el que más afecta a las mujeres argentinas: Más de 21 mil casos nuevos y 5.600 muertes cada año. Sin embargo, la pandemia causada por el coronovirus SARS-CoV-2 redujo visitas a consultorios médicos y centros de imágenes para realizarse los chequeos anuales. 

Las consultas disminuyeron un 48% en el área de mastología, mientras que la realización de mamografías bajó en alrededor del 65% desde el inicio de la cuarentena en marzo. 

Teniendo en cuenta estas estadísticas y el hecho de que aproximadamente 1 de cada 8 mujeres será diagnosticada con un cáncer de mama alguna vez a lo largo de su vida, postergar los controles puede tener serias consecuencias, sobre todo teniendo en cuenta que la pandemia se ha extendido ya por diez meses. 

Este tipo de cáncer, detectado y tratado precozmente, tiene buen pronóstico en el 95% de los casos, pero si se llega tarde, la tasa de mortalidad es marcadamente más elevada que la del Covid-19.

Está sucediendo en todos los países, que incluso personas ya diagnosticadas con cáncer mamario suspendieron sus tratamientos y cirugías

Un estudio multicéntrico retrospectivo, publicado recientemente en EClinicalMedicine, demostró que el tratamiento de las pacientes con cáncer de mama sufrió falta de atención en términos de diagnóstico y procedimientos quirúrgicos. 

Los investigadores recopilaron datos sobre 8.397 pacientes con cáncer de mama de 97 centros oncológicos chinos. Los procedimientos quirúrgicos disminuyeron drásticamente del 16,4% (en diciembre de 2019) al 2,6% (en febrero de 2020) y también hubo un retraso en los plazos desde la cirugía hasta la terapia adyuvante.

Los especialistas enfatizan que, si tanto pacientes como centros médicos y de imágenes siguen los protocolos de prevención, el riesgo de contagiarse con el coronavirus pandémico es muy bajo durante la realización de los estudios, mientras que el peligro de detectar un cáncer de mamas ya avanzado es muy alto. Y esto aumenta el riesgo de que, de haber un tumor, éste avance de manera tal que el tratamiento pierda efectividad.

Por eso, los especialistas recomiendan que las personas que deban realizarse estudios lo hagan tomando las medidas preventivas de contagio de COVID, que son utilizar barbijos que cubran nariz, boca y mentón, practicar higiene de manos frecuente o usar alcohol en gel mientras dure la estadía en el centro médico, mantener la distancia física de al menos dos metros de otras personas que estén esperando y respetar los turnos para pasar el menor tiempo posible dentro del edificio cerrado. 

Por su parte, los lugares que los llevan a cabo deben dar turnos con una suficiente diferencia horaria que evite la congestión de personas en las salas de espera y permita sanitizar ecógrafos, mamógrafos y camillas, y realizar control de síntomas al entrar. En el caso de los médicos que hacen los exámenes clínicos, esos protocolos se repiten, y se suman el uso de barbijo y equipos de protección personal para atender a las pacientes. 

Y también están las posibilidades de las teleconsultas, hechas a través de videoconferencias, para reducir la visita a los consultorios una vez realizado el examen clínico y los estudios de imágenes. 

“La enfermedad por el coronavirus ha transformado la forma en que practicamos la medicina. Estamos usando más telemedicina, reduciendo el número de visitas de pacientes y siendo más eficientes con los recursos. Los médicos se esfuerzan por brindar más atención en un entorno ambulatorio y retrasar o incluso eliminar pruebas y tratamientos evitando comprometer los resultados de los pacientes”, explica un documento realizado por especialistas en cáncer de mama en los Estados Unidos. 

Desde la Sociedad Argentina de Mastología (SAM), por su parte, enfatizan el pedido de que las mujeres vuelvan a hacerse sus chequeos anuales, dado que calculan que han diagnosticado hasta un 60% menos casos de cáncer mamario, debido a que las personas no asisten a sus consultas.

Fuentes: – Sociedad Argentina de Mastología, SAM. – Suboptimal declines and delays in early breast cancer treatment after COVID-19 quarantine restrictions in China: a national survey of 8397 patients in the first quarter of 2020. EclinicalMedicine. 2020; 26100503 – COVID-19 and breast cancer: Impact on patients and breast care centers. Eur J Surg Oncol. 2020 Jun 17. doi: 10.1016/j.ejso.2020.06.025 – COVID-19 Pandemic Breast Cancer Consortium’s Considerations for Re-entry. En https://www.facs.org/-/media/files/covid19/covid_breast_consortium_reentry.ashx

#HablemosDeInnovaciónEnSalud

Conversemos en estas redes:

Facebook: CAEMEar

Instagram: CAEME.AR

Twitter: @CAEMEAR

Linkedin: CAEME

Youtube: CAEME Argentina

Toda esta información tiene por objetivo contribuir a la concientización y al conocimiento por parte de la comunidad sobre diversos temas vinculados al cuidado de su salud. Sin embargo, bajo ningún punto de vista intenta reemplazar el diálogo médico-paciente, que es uno de los espacios más valiosos para conocer en profundidad sobre éste y muchos otros temas, preservar la salud como estado de bienestar general, prevenir el desarrollo de enfermedades, acceder al adecuado diagnóstico de determinados cuadros e iniciar el tratamiento que el profesional de la salud sugiera y consensue con el paciente.