• Salud
    marcador

    Salud

    Información sobre patologías, hábitos saludables y prevención.

     Tabaco y Covid-19: fumar puede aumentar la gravedad de la infección23 febrero 2021

    Tabaco y Covid-19: fumar puede aumentar la gravedad de la infección

     Nuevos estudios buscan desentrañar el impacto del Covid-19 durante el embarazo23 febrero 2021

    Nuevos estudios buscan desentrañar el impacto del Covid-19 durante el embarazo

     Artrosis: una enfermedad que se asocia con la edad13 febrero 2021

    Artrosis: una enfermedad que se asocia con la edad

Cuello uterino: por primera vez, buscan eliminar un cáncer en el mundo

Icon Fecha 19 enero, 2021

El cáncer de cuello uterino (también llamado cervicouterino, de cuello de útero o de cérvix) es fácilmente prevenible. Sin embargo, sigue siendo un problema importante de salud pública en Argentina y en muchos otros países. Aquí, cada año se detectan cerca de 4.500 nuevos casos, 2.000 mujeres mueren por la enfermedad y es el tercer tipo de cáncer más diagnosticado entre las mujeres.

A nivel global, se estima que la cifra anual de nuevos casos aumentará de los 570.000 diagnosticados en 2018 a 700.000 para 2030, y la cifra anual de muertes trepará en el mismo período de 311.000 a 400.000. En vistas de este alarmante crecimiento potencial, y de que se trata de un tipo de cáncer que se puede evitar y se puede curar, si es detectado a tiempo, la Organización Mundial de la Salud (OMS) lanzó un compromiso inédito: eliminar el cáncer de cuello uterino. Es la primera vez que el organismo de Naciones Unidas se propone como meta eliminar un cáncer, como logró hacerlo con la viruela, la primera enfermedad eliminada globalmente en 1980.

La llamada Estrategia Mundial de la OMS para Acelerar la Eliminación del Cáncer del Cuello Uterino, establecida a través de una resolución en la última Asamblea Mundial de la Salud en noviembre de 2020, se basa en tres pilares: prevención, detección y tratamiento. Así, para el 2030, los países deberán avanzar en las siguientes metas:

  • El 90% de las niñas y adolescentes menores vacunadas contra el virus del papiloma humano al cumplir los 15 años.
  • El 70% de las mujeres examinadas antes de los 35 años y nuevamente antes de los 45 con una prueba de alta precisión.
  • El 90% de las mujeres diagnosticadas bajo tratamiento.

Cómo prevenir el cáncer de cuello uterino

Este cáncer es causado por algunos tipos del Virus de Papiloma Humano (VPH), que afecta tanto a varones y mujeres. Es muy común (se estima que 8 de cada 10 personas lo tendrán en algún momento de sus vidas) y en un 5% de los casos provoca lesiones que con el tiempo –entre 10 y 20 años– se convierten en cáncer.

Así, esta enfermedad es de fácil prevención. En primer lugar, mediante la vacunación. En Argentina, la vacuna del VPH está incluida en el calendario nacional de vacunación, por lo que es gratuita y obligatoria tanto para varones como mujeres.

Pero además, existen métodos de screening para detectar precozmente las lesiones en el cuello del útero que pueden evolucionar a un cáncer. El tamizaje puede realizarse de dos maneras.

El más difundido es el Papanicolau (PAP), un estudio que detecta estas lesiones, está indicado para las mujeres a partir de los 25 años y se realiza gratuitamente en hospitales y centros de salud de todo el país.

Pero, además, existe el Test de VPH, una prueba que detecta la presencia de los tipos de VPH que pueden producir cáncer de cuello de útero. La Sociedad Americana contra el Cáncer recomienda esta prueba como la opción preferible entre los 25 y los 65 años, y en Argentina también ha sido incorporada como parte del Programa Nacional de Prevención de Cáncer Cervicouterino (PNPCC)

Esta estrategia se inició con un proyecto piloto en Jujuy entre 2011 y 2014, y los buenos resultados impulsaron su extensión a otras jurisdicciones en las provincias de Neuquén, Catamarca, Tucumán, Misiones, Corrientes, Chaco y en algunos municipios bonaerenses.

Respecto del tratamiento, las lesiones precancerosas se tratan con crioterapia y escisión electroquirúrgica con asa. El abordaje del cáncer cervicouterino dependerá del estadio en que se haya detectado, pero las opciones habituales incluyen cirugía, radioterapia y quimioterapia.

Inversión y beneficios

Toda esta batería de recursos hace que la eliminación de esta enfermedad no sea una utopía, sino un objetivo posible. Para eso, es fundamental vencer la principal barrera, que es la relacionada con el acceso. En Argentina, al igual que en el resto de los países, afecta principalmente a mujeres de bajos recursos socioeconómicos que, justamente, no llegan a realizarse las pruebas de detección.

El contexto en el que se lanzó la estrategia, en plena pandemia de coronavirus -que ha limitado la disponibilidad de servicios de vacunación, diagnóstico y atención- suma complejidad a estas metas. Es fundamental entonces, como destaca la OMS, entender que las inversiones que los estados hagan en este sentido generarán beneficios económicos y sociales.

Según detalla el organismo, por cada dólar invertido hasta 2050 y más allá, volverán a la economía 3,20 dólares por la mayor participación femenina en el mercado laboral y esa cifra se elevará a 26 dólares si se considera el impacto positivo que reporta esta mejora de la salud de las mujeres en sus familias y comunidades.

i

Fuentes:

Organización Mundial de la Salud, Ministerio de Salud, Instituto Nacional del Cáncer, Sociedad Americana del Cáncer

Anterior:

Alerta sarampión: la mortalidad en el mundo creció 50%

Ver +
Siguiente:

Salud digital: la transformación que se viene

Ver +