La importancia de los cuidados paliativos

No sólo alivian el dolor físico y brindan contención emocional al paciente, sino que también dan soporte a las familias. En qué consisten.

Habitualmente, se asocia a los cuidados paliativos con el acompañamiento de los pacientes terminales, pero pueden recibirlos, y se recomienda que lo hagan, todas las personas que padezcan enfermedades graves o de riesgo de vida. El objetivo de los cuidados paliativos es mejorar la calidad de vida de las personas mientras atraviesan una enfermedad.

Hay muchas enfermedades que son prolongadas, no tienen cura y su evolución es muy larga. Por lo general, a medida que avanza la enfermedad, los síntomas van cambiando, por lo que es importante ir acompañando esos cambios con los cuidados adecuados. Los cuidados paliativos pueden ayudar a personas con cáncer, enfermedades cardiovasculares, neurológicas, hepáticas, renales o pulmonares graves, entre otras. Es un derecho que tienen los pacientes.

Los cuidados paliativos abarcan no únicamente el dolor físico. Los pacientes pueden sufrir dolor psíquico, emocional, espiritual y también dolor social, cuando deben estar en aislamiento o viajar lejos de su hogar para tratarse. 

No intentan ni acelerar ni retrasar la muerte, a la que consideran un proceso normal de la vida. Respetan los aspectos espirituales y psicológicos del cuidado del paciente, al que brindan un sistema de soporte para ayudarlo a vivir del mejor modo posible, y acompañan a su familia a adaptarse a la situación. 

La relevancia en el contexto

En un contexto global en el que los grandes avances de la medicina permitieron una disminución de la mortalidad de las enfermedades transmisibles, al tiempo que aumenta la carga de las enfermedades crónicas, los cuidados paliativos adquieren una relevancia cada vez mayor. 

Por ejemplo, se estima que entre el 30% y el 40% de los pacientes con cáncer en fase de tratamiento curativo sufren dolor, porcentaje que se eleva a entre el 70% y 90% de los que están en una fase avanzada. 

El dolor crónico también afecta a la mitad de los pacientes que sufren enfermedades no oncológicas como VIH, patologías cardiovasculares, enfermedad pulmonar obstructiva crónica o insuficiencia renal.

En Argentina, país que está a la vanguardia del envejecimiento demográfico en la región, se calcula que entre el 1,5% y el 7% de la población mayor de 65 años necesita atención paliativa. No obstante, solo un 10% de quienes lo requieren obtiene este tipo de asistencia. El bajo porcentaje no es exclusivo de Argentina: incluso en los países desarrollados, la estadística no supera el 30%.

Estrategia integral

En Argentina, los cuidados paliativos están incluidos en el Plan Médico Obligatorio. La estrategia de cuidados paliativos se coordina con el médico principal que sigue al paciente, y puede ayudar a aliviar el dolor y otros síntomas como náuseas, vómitos, dificultades para respirar, anorexia, trastornos del sueño, ansiedad, tristeza y depresión. 

Una estrategia de cuidados paliativos incluye no sólo el control de estos síntomas para mejorar la comodidad y bienestar del paciente, sino también el asesoramiento a él y a su grupo familiar respecto de las diversas situaciones que deben afrontar durante el tránsito de la enfermedad. Puede incluir además derivaciones a profesionales especializados (como psiquiatras o expertos en medicina del dolor) y técnicas que ayuden a la relajación, como prácticas de respiración o meditación.

El manejo del dolor

Un punto clave de los cuidados paliativos es el manejo del dolor. La “Escalera Analgésica” diseñada por la Organización Mundial de la Salud contempla distintas escalas y opciones terapéuticas indicadas para cada una de ellas. En el nivel 3, considerado dolor moderado a intenso, recomienda analgésicos fuertes, con opioides como morfina y oxicodona. 

Se calcula que si se siguen las recomendaciones de la OMS, entre un 70% y 80% de los pacientes con dolor puede tener alivio. No obstante, el acceso a los opioides muchas veces se ve limitado por falta de información y mitos relacionados con estos medicamentos. Mal utilizados pueden ser adictivos, pero con conocimiento acerca de su farmacología de parte de los responsables de los cuidados paliativos y siempre siguiendo estrictamente las recomendaciones médicas, pueden ser una gran ayuda para el alivio del dolor severo. De hecho, la morfina está incluida en la lista de medicamentos esenciales de la OMS.

El manual de Cuidados Paliativos del Ministerio de Salud enumera cuáles son los derechos del paciente:

  • A ser informado verazmente sobre la enfermedad
  • A rechazar información sobre la enfermedad 
  • Al alivio del dolor 
  • A ser respetado en sus valores y creencias 
  • A ser escuchado 
  • A ser atendido como una persona y no como un cuerpo 
  • A tomar decisiones sobre su enfermedad y el tratamiento 
  • A recibir cuidados paliativos 
  • A que su intimidad sea respetada 
  • A que la familia sea incluida en la atención brindada 
  • A mantener la esperanza 
  • A respetar su autonomía 
  • A vivir y morir con dignidad

Fuente: Institutos Nacionales de Salud de Estados Unidos, Asociación Latinoamericana de Cuidados Paliativos, Uso de Opioides en tratamiento (Manual para Latinoamérica), Ministerio de Salud de la Nación, Mayo Clinic. 

#HablemosDeInnovaciónEnSalud

Conversemos en estas redes:

Facebook: CAEMEar

Twitter: @CAEMEAR

Linkedin: CAEME

Youtube: CAEME Argentina

Toda esta información tiene por objetivo contribuir a la concientización y al conocimiento por parte de la comunidad sobre diversos temas vinculados al cuidado de su salud. Sin embargo, bajo ningún punto de vista intenta reemplazar el diálogo médico-paciente, que es uno de los espacios más valiosos para conocer en profundidad sobre éste y muchos otros temas, preservar la salud como estado de bienestar general, prevenir el desarrollo de enfermedades, acceder al adecuado diagnóstico de determinados cuadros e iniciar el tratamiento que el profesional de la salud sugiera y consensue con el paciente.