• Salud
    marcador

    Salud

    Información sobre patologías, hábitos saludables y prevención.

     Ola de calor: recomendaciones para hacer  frente a las altas temperaturas16 enero 2023

    Ola de calor: recomendaciones para hacer frente a las altas temperaturas

     Alimentación segura e hidratación, las claves de un verano saludable16 enero 2023

    Alimentación segura e hidratación, las claves de un verano saludable

     Sube la temperatura y también la circulación del mosquito del dengue: ¿Cómo prevenirlo?11 enero 2023

    Sube la temperatura y también la circulación del mosquito del dengue: ¿Cómo prevenirlo?

Cuidados del sol: cómo es la regla del ABCDE para el autoexamen periódico de la piel

Son claves el rol individual en la detección de una lesión sospechosa y la consulta anual con el/la dermatólogo/a. Consejos para proteger la piel.

Icon Fecha 26 diciembre, 2022

Los meses de calor traen consigo mayor radiación solar y más tiempo al aire libre, por lo que los recaudos deben extremarse y la prevención es el primer paso para evitar al cáncer de piel.

La luz solar es la fuente principal de la radiación ultravioleta, pero también lo son las camas solares, cuyo uso está estrictamente desaconsejado. Los rayos UV dañan el ADN de las células de la piel y cuando los genes que controlan el crecimiento celular se ven afectados, se desencadena el cáncer de piel. Las primeras señales de alerta son la aparición de un nuevo lunar o cambios en uno ya existente.

El melanoma es el más agresivo de los tipos de cáncer de piel y puede aparecer en cualquier parte del cuerpo. Con más frecuencia, en las zonas con mayor exposición solar, como la espalda, las piernas, los brazos y el rostro. Pero también puede surgir en regiones nunca expuestas, tanto sobre lesiones preexistentes, como en piel sin marcas previas.

Según las últimas cifras publicadas por el Observatorio Global del Cáncer, dependiente de la Organización Mundial de la Salud (OMS) OMS, se calcula que en Argentina hay 130 mil casos de cáncer de piel, de los que sólo el 1,3% son melanomas. Sin embargo, por su alta letalidad, esta forma grave de la enfermedad provoca 592 muertes al año.

Las proyecciones efectuadas por la OMS para los próximos 20 años predicen que para 2025, el número de muertes por melanoma aumentará 20% y esa cifra se elevará a 74% para 2040, lo que supondrá medio millón de diagnósticos anuales y unas 100.000 muertes por esta causa.

El test ABCDE

La Sociedad Argentina de Dermatología (SAD) aconseja seguir la regla del ABCDE y realizar un autoexamen periódico sobre los lunares para saber cuándo es momento de consultar a un especialista. Este test permite evaluar de manera temprana si un determinado lunar tiene riesgo de ser un melanoma. 

A: Asimetría. Los lunares benignos son generalmente simétricos. Una lesión asimétrica debe hacer sospechar un melanoma.

B: Bordes. Los lunares benignos generalmente tienen bordes lisos, bien delimitados. Una lesión con bordes irregulares y difíciles de delimitar es sugerente de melanoma. 

C: Color. Los lunares benignos son generalmente de un solo color. Una lesión con presencia de más de un color (azul, negro, café, beige, rojo, blanco, etc.) o que tenga una distribución desigual de colores debe hacer sospechar un melanoma.

D: Diámetro. Los lunares benignos tienen por lo general un diámetro menor a los malignos. Una lesión con un diámetro igual o mayor a 6 mm debe hacer sospechar un melanoma.

E: Evolución. La evolución es el punto más relevante de la Regla del ABDCE. Los lunares benignos, habitualmente conservan su aspecto a lo largo del tiempo. Una lesión que cambie, ya sea de tamaño, forma, color, elevación u otro rasgo, o cualquier nuevo síntoma como el sangrado, picazón o formación de costras debe hacer sospechar un melanoma.

Si algún lunar cumple con cualquiera de los criterios del ABCDE, es recomendable que sea evaluado a la brevedad por un dermatólogo. El especialista determinará si es necesario hacer estudios adicionales como dermatoscopía o una biopsia de piel. 

Es importante tener en consideración que no todos los melanomas pueden ser detectados mediante la Regla del ABCDE. El control dermatológico habitual es fundamental para prevenir y diagnosticar de manera oportuna el cáncer de piel.

cuidado del sol

Cómo proteger la piel del sol

  • Usar prendas y accesorios que cubran zonas delicadas como el rostro, los brazos y el pecho.
  • Aplicar abundante protector solar de amplio espectro (que proteja contra los rayos UVB y UVA) con FPS (factor de protección solar) superior a 30 (dependiendo del tipo de piel). En caso de pieles blancas, que se enrojecen, el FPS recomendado es de 50 o superior.
  • La protección solar debe ser renovada cada dos horas y cada 30 minutos en caso de cualquier interacción con el agua (ducha, inmersión, etc.).
  • Evitar, en lo posible, la exposición solar de 10 a 16 horas, cuando los rayos ultravioletas son más intensos.
  • En días nublados o con “resolana” la protección debe ser la misma; los rayos UVA llegan a nuestra piel.
  • Evitar exponer a los niños menores a un año al sol directo.
i

Fuentes:

Fuentes: Observatorio Global del Cáncer dependiente de la Organización Mundial de la Salud (OMS), Mayo Clinic, Sociedad Argentina de Dermatología (SAD).