Patologías

Información sobre patologías, hábitos saludables y prevención.

Salud

Diabetes: las claves para llevar una vida normal y prevenir complicaciones

La cantidad de personas con diabetes se ha cuadruplicado en las últimas cuatro décadas en todo el mundo, con especial énfasis en los países de ingresos bajos y medios. 

En la Argentina, la última Encuesta Nacional de Factores de Riesgo (ENFR) elaborada por la Secretaría de Salud de la Nación indica que al año 2018 la diabetes afecta al 12,7% de la población adulta, lo que equivale a alrededor de 3 millones de personas, con una incidencia que aumentó un 50% en los últimos 13 años. Lo más complejo es que se estima que del total, la mitad no sabe que tiene diabetes, por lo que no está haciendo nada al respecto para controlar su enfermedad.

Aunque las causas de este incremento son complejas, en parte se debe al aumento del número de personas con sobrepeso y obesidad y a la vida sedentaria.

Hay tres tipos principales de diabetes:

– Diabetes tipo 1: El páncreas no produce una sustancia que se llama insulina y que es la encargada de que la glucosa que circula en el torrente sanguíneo pase a los músculos en forma de energía. Quienes tienen este tipo de diabetes precisan administrarse en forma cotidiana análogos de insulina, medicamentos inyectables que imitan la insulina que el organismo no fabrica. Por lo general se diagnostica en niños y adultos jóvenes, aunque puede aparecer a cualquier edad. Mucha sed y orinar con frecuencia son dos síntomas que podrían ameritar una consulta médica.

Diabetes tipo 2: En este caso, el más frecuente (representa a alrededor del 90% de los pacientes), el páncreas no produce suficiente insulina y el organismo no asimila correctamente esa insulina. Para estos pacientes, el abanico de medicamentos es amplio  el profesional de la salud le indicará cómo con cuáles controlar mejor su enfermedad, lo que además supone llevar una vida más saludable.

Diabetes gestacional: Algunas mujeres presentan este tipo de diabetes durante el embarazo, lo que –si no es adecuadamente abordado- podría ocasionar complicaciones tanto para la madre como para el bebé. Por eso, es importante que el médico tratante monitoree de manera regular los niveles de glucemia de la mujer durante el embarazo. La mayoría de las veces, este cuadro desaparece tras el parto, pero la mujer que la presenta debería seguir el tema con su médico de confianza, porque que la diabetes gestacional es un factor de riesgo de diabetes tipo 2 en el futuro. 

Con el tiempo, los niveles altos de glucosa en la sangre pueden causar problemas y trastornos serios, entre otros: 

  • – Enfermedades cardiovasculares
  • – Insuficiencia renal
  • – Problemas en la vista
  • – Lesiones en los nervios
  • – Otros

Evitar o retrasar la diabetes tipo 2 es posible. Estudios científicos demuestran que llevando un estilo de vida que evite el sobrepeso y la obesidad, y realizando actividad física de manera regular es factible prevenir hasta en un 58% el desarrollo de la enfermedad en las personas con riesgo de padecerla.

Si la diabetes ya fue diagnosticada, los especialistas enfatizan la necesidad de empezar el tratamiento lo antes posible y continuarlo. Habrá que mejorar la alimentación, prestando mucha más atención a la composición de los alimentos que se ingieren y a cómo impactan en los niveles de glucosa en sangre. 

También será indispensable aumentar la actividad física y controlar otros indicadores que son afectados por la acumulación de glucosa en el organismo. 

La diabetes suele estar acompañada por otros factores de riesgo cardiovascular, como la presión arterial elevada y el colesterol alto (estos también requieren tratamiento y control). 

Si la persona con diabetes fuma, se recomienda enfáticamente que deje de fumar, porque el tabaco es factor de riesgo y empeora las complicaciones de la diabetes. 

También es necesario revisar con frecuencia el estado de los pies y hacer un automonitoreo cotidiano, varias veces al día, de los niveles de azúcar en sangre (glucemia): la frecuencia de las mediciones tienen que ser indicada por el médico tratante, como así también es preciso que el paciente aprenda cuándo aplicarse más o menos medicación. 

La educación diabetológica (que incluye justamente conocer cómo impactan los alimentos en su nivel de glucemia, cuándo y cuánto aplicarse de medicación, qué mirar de los pies, etc.), junto con la vida saludable y la adherencia terapéutica son los tres pilares que van a permitir a una persona tener diabetes y llevar una vida normal, contribuyendo así a prevenir el desarrollo de cualquier complicación que ponga en riesgo su salud.

Fuentes:  Secretaría de Salud de la Nación, Argentina. Sociedad Argentina de Diabetes. Organización Mundial de la Salud, OMS. National Institute of Diabetes and Digestive and Kidney Diseases, NIH, Estados Unidos.

#HablemosDeInnovaciónEnSalud

Conversemos en estas redes:

Facebook: CAEMEar

Twitter: @CAEMEAR

Linkedin: CAEME

Youtube: CAEME Argentina

Toda esta información tiene por objetivo contribuir a la concientización y al conocimiento por parte de la comunidad sobre diversos temas vinculados al cuidado de su salud. Sin embargo, bajo ningún punto de vista intenta reemplazar el diálogo médico-paciente, que es uno de los espacios más valiosos para conocer en profundidad sobre éste y muchos otros temas, preservar la salud como estado de bienestar general, prevenir el desarrollo de enfermedades, acceder al adecuado diagnóstico de determinados cuadros e iniciar el tratamiento que el profesional de la salud sugiera y consensue con el paciente.