• Salud
    marcador

    Salud

    Información sobre patologías, hábitos saludables y prevención.

     Bacterias: qué son y por qué menos del 1% causa enfermedades02 septiembre 2021

    Bacterias: qué son y por qué menos del 1% causa enfermedades

     Virus: cómo funcionan los patógenos 100 veces  más pequeños que una célula02 septiembre 2021

    Virus: cómo funcionan los patógenos 100 veces más pequeños que una célula

     Cómo diferenciar la rinitis alérgica del Covid02 agosto 2021

    Cómo diferenciar la rinitis alérgica del Covid

Esperanzas para tratar la enfermedad de Alzheimer

La investigación científica ha permitido descubrir que la enfermedad se desarrolla 25 años antes de que se manifiesten los síntomas. A pesar de que hubo ensayos de fármacos que no funcionaron, el campo de la investigación sobre Alzheimer se renueva con tratamientos dirigidos a los mecanismos moleculares y a la inflamación que se produce en el cerebro. Con científicos de diferentes disciplinas, se busca abordar mejor el problema.

Icon Fecha 18 diciembre, 2019

Desde 1998, se han evaluado más de 100 medicamentos para la enfermedad de Alzheimer, pero sólo cuatro se han aprobado para ser indicados para los pacientes..

La investigación y el desarrollo de mejores tratamientos para frenar, desacelerar o incluso prevenir ha pasado a ser una búsqueda clave considerando que para el año 2030 el número de personas con Alzheimer podría alcanzar a 65 millones y para 2050, podría superar los 100 millones. 

Aunque aún no se conocen las causas de la enfermedad, varias hipótesis se han planteado para explicarla y se encuentran en desarrollo diferentes drogas con el fin de interrumpir el proceso de la enfermedad.

Con esos fármacos, los investigadores científicos intentan impactar sobre uno o más cambios que se producen en el cerebro y están asociados a la enfermedad de Alzheimer.

Uno de los blancos a los que se apunta es la proteína beta-amiloide. Esa proteína se encuentra en altas concentraciones en personas con Alzheimer y se ha detallado el proceso molecular por el cual se forma. Por lo cual, se realizan investigaciones con fármacos que tratar de bloquear o interferir en diferentes puntos de la vía que lleva a la producción de las placas de beta-amiloide.

Sin embargo, ya se ha descubierto que la enfermedad es más compleja: el camino que conduce a la producción de placas de la proteína beta-amiloide no sería el único factor que contribuye al desarrollo de este tipo de demencia. Otro blanco es la enzima beta-secretasa, una enzima que participa en el metabolismo de la proteína precursora de amiloide.

Además, la enfermedad de Alzheimer también se ha asociado a la presencia de ovillos neurofibrilares en las neuronas del cerebro, que están formados por hebras de una proteína llamada tau. La proteína tau ayuda a mantener la estructura de las neuronas.

Actualmente, hay líneas de investigación en vacunas por las que se busca estimular al sistema inmune y prevenir que la proteína tau colapse y se formen los ovillos neurofibrilares que destruyen las neuronas. 

La inflamación en el cerebro, que se conoce como neuroinflamación, también jugaría un rol en los cambios que llevan a la enfermedad de Alzheimer.

Se sabe que tanto las placas de proteína beta-amiloide como los ovillos de la proteína tau causan una respuesta del sistema inmune en el cerebro. Y un tipo de células llamadas microglias actúa como la primera barrera de defensa. Pero, a su vez, esa sobreactividad de las microglias gatilla la producción de compuestos que son dañinos para otras células cercanas. Se investigan fármacos contra la neuroinflamación y que puedan estimular al sistema inmune para proteger a las neuronas. 

Alzheimer

Si bien muchos estudios clínicos no han sido exitosos, décadas de investigación en diferentes países del mundo han permitido entender que la enfermedad de Alzheimer puede desarrollarse hasta 25 años antes de que se presenten sus síntomas. Por eso, se llevan a cabo estudios para evaluar intervenciones que podrían actuar antes, incluyendo la actividad física, la alimentación y los fármacos, y se trabaja con potenciales tests con biomarcadores que permitan detectar más tempranamente la enfermedad. 

En la actualidad, por el rompecabezas que implica la comprensión de la enfermedad, los grupos de investigación están formados por biólogos celulares, epidemiólogos, bioinformáticos, biólogos computacionales e investigadores clínicos, entre otros. Se aprovecha la interdisciplina porque un problema complejo necesita de miradas diversas para encontrar mejores soluciones. 

i

Fuentes:

Informe Mundial sobre Alzheimer 2018: https://www.alz.co.uk/research/worldalzheimerreport2018-spanish.pdf. Kendall, Powell. Alzheimer´s Research Reset. Science Journal. Oct. 4, 2019. Disponible en https://www.sciencemag.org/sites/default/files/0930Alzeheimers_Web.pdf Soldan A. y otros. Alzheimer’s Disease, Reference Module in Neuroscience and Biobehavioral Psychology, Elsevier, 2017.ISBN 9780128093245, https://doi.org/10.1016/B978-0-12-809324-5.06319-7.