Información sobre patologías, hábitos saludables y prevención.

Salud

Qué es el hantavirus y cuáles son las formas de prevención

Es una enfermedad que se transmite a través de roedores que portan el virus hanta. No hay vacuna y, por eso, la prevención es fundamental. 

Llega el verano y con él aumenta la cantidad de personas que viajan en plan turístico por toda la Argentina. Por el ciclo biológico de los animales que transmiten la enfermedad y porque se abren y ventilan de pronto lugares que durante meses permanecieron cerrados y vacíos de actividad, el hantavirus se convierte en una de las enfermedades que más preocupa a los viajeros. 

La enfermedad por hantavirus es una zoonosis emergente producida por virus pertenecientes a la familia Bunyaviridae. Tales virus tienen una distribución mundial. En la Argentina circulan dos especies de virus hanta, Andes y Laguna Negra, y al menos 10 genotipos virales diferentes. 

Hasta el momento, los expertos han identificado cuatro regiones endémicas del virus: Norte (Salta y Jujuy), Centro (Buenos Aires, Santa Fe y Entre Ríos), Noreste (Misiones) y Sur (Neuquén, Río Negro y Chubut). 

Las personas contraen el hantavirus a través de roedores silvestres, reservorios naturales de la infección. Los animales tienen una infección crónica sin síntomas, pero van eliminando el virus de manera persistente a través de la saliva, la orina y las heces.

La transmisión a las personas suele darse cuando entran en el hábitat de los roedores (en zonas suburbanas y ambientes rurales), ya sea por razones laborales o recreativas. Pero en verano suele ocurrir que los galpones o depósitos, cerrados durante mucho tiempo, son abiertos para ventilar y es entonces cuando se advierte que están infestados de ratones colilargos. 

Los modos de contagio del virus se dan a través de diversas vías. Puede producirse por inhalación, cuando las personas respiran en galpones, huertas, pastizales, donde las heces o la orina de los roedores infectados desprendieron el virus, contaminando de ese modo el ambiente. 

También puede haber un contagio por contacto directo, que se da cuando alguien toca a los ratones, a sus heces o a su orina. El virus también pasa de roedores a seres humanos si estos últimos son mordidos por los primeros. 

En el verano del 2019, se comprobó en la Argentina la transmisión del virus hanta de persona a persona durante los primeros días de síntomas, a través de la vía aérea.

Los primeros síntomas de la enfermedad son similares a los que se presentan con un estado gripal: fiebre de 38 grados o más, dolores musculares, escalofríos, cefalea, náuseas, vómitos, dolor abdominal, diarrea. 

Pero, además de esta forma febril indiferenciada, la enfermedad puede afectar al sistema neurológico, a los órganos abdominales, a los riñones o tener una presentación hemorrágica

El modo más grave del mal es el síndrome cardiopulmonar (SCPH), que puede desencadenar insuficiencia respiratoria grave y hasta shock cardiovascular. 

No hay vacuna para la enfermedad, de manera que la clave está en la prevención. Tampoco existe tratamiento específico, sino que los médicos van atendiendo los síntomas de cada paciente en particular. 

¿Qué precauciones tomar para evitar el contagio? Por un lado, es imprescindible impedir la anidación y reproducción de los ratones en viviendas y sitios de trabajo y esparcimiento. 

Para eso, es  necesario tapar orificios en puertas, paredes y cañerías. Por otro lado, hay que realizar la limpieza de los lugares (esto es, en pisos, paredes, puertas, mesas, cajones y alacenas) con una parte de lavandina cada nueve de agua: dejar 30 minutos y luego enjuagar. Humedecer el piso antes de barrer para no levantar polvo.

Otras medidas importantes: colocar huertas y leña a más de 30 metros de las viviendas, cortar pastos y malezas hasta un radio similar alrededor del domicilio; ventilar por lo menos media hora antes de entrar a lugares que hayan estado cerrados (viviendas, galpones). Cubrirse la boca y la nariz con un barbijo N95 antes de ingresar.

Además, tanto a viajeros como a lugareños se les aconseja acampar lejos de maleza y basurales, no dormir directamente sobre el suelo y consumir agua potable. 

En caso de que encuentren un ratón vivo, jamás hay que tocarlo; y si está muerto, es preciso rociarlo con lavandina junto con todo lo que haya podido estar en contacto con el animal y esperar un mínimo de 30 minutos. Luego, recogerlo usando guantes y enterrarlo a más de 30 centímetros de profundidad, o quemarlo.

Las personas que presenten síntomas de la enfermedad deben concurrir lo antes posible a un centro de salud para la consulta y evitar el contacto estrecho con otras personas.

Fuentes: Ministerio de Desarrollo Social y Salud. Ministerio de Salud. Enfermedades infecciosas, Hantavirus: http://www.msal.gob.ar/images/stories/bes/graficos/0000000065cnt-guias_med_hantavirus_completa.pdf

#HablemosDeInnovaciónEnSalud

Conversemos en estas redes:

Facebook: CAEMEar

Twitter: @CAEMEAR

Linkedin: CAEME

Youtube: CAEME Argentina

Toda esta información tiene por objetivo contribuir a la concientización  y al conocimiento por parte de la comunidad sobre diversos temas vinculados al cuidado de su salud. Sin embargo, bajo ningún punto de vista intenta reemplazar el diálogo médico-paciente, que es uno de los espacios más valiosos para conocer en profundidad sobre éste y muchos  otros temas, preservar la salud como estado de bienestar general, prevenir el desarrollo de enfermedades, acceder al adecuado diagnóstico de determinados cuadros e iniciar el tratamiento que el profesional de la salud sugiera y consensue con el paciente.