• Salud
    marcador

    Salud

    Información sobre patologías, hábitos saludables y prevención.

     Qué es la neumonía bilateral: el riesgo más temido del COVID-1921 julio 2021

    Qué es la neumonía bilateral: el riesgo más temido del COVID-19

     Ideatón Salud: La nueva iniciativa de CAEME21 julio 2021

    Ideatón Salud: La nueva iniciativa de CAEME

     El otro impacto del Covid: las consecuencias en la salud mental01 julio 2021

    El otro impacto del Covid: las consecuencias en la salud mental

Lavado de manos: la medida sanitaria más costo-efectiva

Puede reducir significativamente los casos de diarrea y enfermedades respiratorias, además de prevenir otras enfermedades. Cómo hacerlo correctamente.

Icon Fecha 04 julio, 2019

Lavarse las manos con jabón es la acción de prevención más simple, pero también la medida sanitaria más costo-efectiva.

Un correcto lavado de manos puede prevenir dos de las enfermedades que más muertes infantiles causan: según la Organización Mundial de la Salud (OMS), cada año mueren más de 3,5 millones de niños menores de cinco años por la diarrea y la neumonía. Pero además de estas patologías, el lavado de manos puede evitar la gripe, enfermedades respiratorias, infecciones en la piel y en los ojos y parásitos intestinales.

Los microbios pueden llegar a las manos, por ejemplo, luego de tomar contacto con la materia fecal (es una fuente importante de microorganismos como la Salmonella y la Escherichia Coli) al ir al baño o cambiar un pañal; al manipular carne cruda que pueda estar contaminada; o simplemente al tocar una superficie u objeto que pueda haberse infectado porque alguien tosió o estornudó sobre él. Al lavarse las manos, se evita que estos microorganismos pasen a las personas y, en consecuencia, se evitan también estas enfermedades.

Según diversos estudios, sólo el lavado de manos reduce en un 31% los casos de diarrea y entre un 16 y 21% las enfermedades respiratorias. Y en los niños es donde más se ve el impacto de esta medida: podría proteger a alrededor del 30% de los chicos que enferman de diarrea y al 20% de los que tienen infecciones del sistema respiratorio como la neumonía.

Momentos clave para lavarse las manos

  • Después de ir al baño o cambiar pañales
  • Antes de comer
  • Antes y después de manipular alimentos y/o amamantar
  • Después de manipular basura o desperdicios
  • Luego de haber tocado dinero, llaves, pasamanos, animales, u otras cosas que puedan tener microbios en su superficie
  • Al regresar de la calle, el trabajo o la escuela
  • Después de soplarse la nariz, toser o estornudar

Cómo lavarse correctamente

Es imprescindible que el lavado de manos se realice con jabón, pero no hace falta que éste sea antibacterial: de hecho, agencias regulatorias como la estadounidense FDA y la argentina ANMAT advirtieron que a largo plazo estos productos pueden generar resistencia a los antimicrobianos. El jabón debe frotarse hasta hacer espuma, y con esta espuma deben enjabonarse todas las manos y también debajo de las uñas.

El agua debe ser de la canilla, fría o tibia, ya que el agua caliente no “mata” a los microbios y tiene un mayor impacto ambiental. Para cuidar el medio ambiente, los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de Estados Unidos (CDC) también recomiendan cerrar la canilla y volverla a abrir para enjuagarse. Y desestiman usar una toalla de papel para cerrar la canilla una vez que se terminó el proceso de lavado, porque no hay estudios que demuestren que haya una gran transferencia de microbios desde la llave de la canilla.

lavado de manos

Como los niños son los más expuestos a la diarrea y a la neumonía y a sus efectos graves, es importante que aprendan desde pequeños a lavarse bien las manos. Un truco es enseñarles que tienen que cantar dos veces el “feliz cumpleaños”: ése es el tiempo mínimo que deben restregarse las manos con jabón.

Los desinfectantes en gel pueden ser un buen recurso siempre y cuando las manos no estén engrasadas o muy sucias. Además, hay ciertas bacterias que se eliminan de manera más eficaz con agua y jabón. Sí son muy útiles en el ámbito clínico. La OMS tiene guías específicas para que los profesionales de la salud se higienicen las manos para prevenir infecciones intrahospitalarias.

i

Fuentes:

Organización Panamericana de la Salud, Ministerio de Salud y Desarrollo Social de la Nación, Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE.UU.