• Salud
    marcador

    Salud

    Información sobre patologías, hábitos saludables y prevención.

     A 4 décadas de los primeros casos de VIH, nuevas  líneas de tratamiento en investigación01 diciembre 2022

    A 4 décadas de los primeros casos de VIH, nuevas líneas de tratamiento en investigación

     Noviembre Azul: una iniciativa destinada al cuidado  de la salud de los hombres24 noviembre 2022

    Noviembre Azul: una iniciativa destinada al cuidado de la salud de los hombres

     Mundial y riesgo cardíaco: consejos para cuidar el corazón durante Qatar 202224 noviembre 2022

    Mundial y riesgo cardíaco: consejos para cuidar el corazón durante Qatar 2022

Mundial y riesgo cardíaco: consejos para cuidar el corazón durante Qatar 2022

Estudios realizados en anteriores Copas del Mundo advierten sobre posibles riesgos. Cómo el estrés de un partido puede afectar la salud cardiovascular.

Icon Fecha 24 noviembre, 2022

El Mundial de Fútbol Qatar 2022 es el evento que los fanáticos del fútbol están esperando desde hace cuatro años. Ver un partido de fútbol puede ser una situación de disfrute y de entretenimiento, pero puede ser también muy estresante por las emociones que se ponen literalmente en juego cuando la Selección argentina sale a la cancha. ¿Hay un mayor riesgo de sufrir un evento cardíaco en este contexto? 

Esta es una pregunta que viene ocupando a los cardiólogos mundial tras mundial. Y, de hecho, se han realizado varios estudios al respecto, que en algunos casos tuvieron resultados contradictorios entre sí. Investigaciones en Italia, Alemania y Portugal descartaron una asociación entre los infartos de miocardio y el máximo evento deportivo global, pero hay investigaciones, publicadas en prestigiosas revistas revisadas por pares, que sí advierten sobre un posible aumento del riesgo

Los datos de los estudios 

Una de esas investigaciones tuvo como eje justamente un partido de Argentina. La realizaron investigadores británicos, que evaluaron qué pasó con el encuentro que el seleccionado nacional entonces dirigido por Daniel Passarella le ganó por penales a Inglaterra en los octavos de final del Mundial de Francia 98. El estudio, publicado cuatro años después en el British Medical Journal, encontró un aumento del 25% en la cantidad de infartos en Inglaterra el día del partido y los dos subsiguientes. 

El dato relevante es que en los anteriores encuentros que había jugado Inglaterra en ese torneo, no hubo mayores hospitalizaciones por eventos cardíacos. Y que tampoco aumentaron las internaciones por lesiones o accidentes de tránsito ese día fatídico para los hinchas ingleses. Por ende, concluyeron los investigadores, “el aumento en las admisiones sugiere que el infarto de miocardio puede desencadenarse por un malestar emocional, como ver a su equipo de fútbol perder un partido importante”.

Los profesionales de la Universidad de Birmingham que llevaron adelante la investigación destacaron como hipótesis que “el impacto emocional de los eventos desafiantes puede perturbar los sistemas neuroendocrino, hemodinámico y endotelial, lo que resulta en la ruptura de placas ateroscleróticas vulnerables; una ruptura mayor produciría un foco trombogénico suficiente para causar una trombosis coronaria oclusiva”. 

También, remarcaron, el estrés psicológico puede llevar a otras conductas que aumentan la incidencia de infarto de miocardio como fumar, la ingesta de alcohol o los atracones de comida. 

Otro estudio realizado ocho años después, en el Mundial de Alemania 2006, llegó a conclusiones similares. En este caso, científicos de la Universidad de Munich evaluaron los eventos cardiovasculares que ocurrieron en esa ciudad alemana durante la Copa del Mundo, en comparación con el período anterior y posterior. Y encontraron que los días en que jugó la selección de Alemania, la incidencia de emergencias cardíacas fue 2,66 veces mayor. Para los hombres, fue de 3,26 veces más que en el período de control y para las mujeres, 1,82 veces más. 

“Ver un partido de fútbol estresante duplica con creces el riesgo de un evento cardiovascular agudo. En vista de este exceso de riesgo, particularmente en hombres con enfermedad coronaria conocida, se necesitan urgentemente medidas preventivas”, escribieron los autores del paper, que se publicó en The New England Journal of Medicine.

En línea con sus colegas ingleses, apuntaron que hay estímulos que producen “cambios fisiopatológicos que conducen directamente a la enfermedad, en este caso, a las enfermedades cardiovasculares”.

cardiaco

Cómo cuidar el corazón durante el Mundial

Los investigadores alemanes señalan en su estudio que frente a los partidos de fútbol estresantes se deben evaluar medidas preventivas, particularmente en pacientes con arteriopatía coronaria preexistente. Esto incluye desde la administración de ciertos fármacos hasta “estrategias no médicas como la terapia conductual para hacer frente al estrés”

La primera recomendación para los hinchas excede al período del Mundial y es chequear regularmente su salud cardiovascular, siguiendo los estudios que indique el médico para controlar la presión arterial y el colesterol y detectar una posible diabetes tipo 2. 

Tener hábitos saludables es también fundamental para el cuidado del corazón. Esto incluye mantenerse en el peso ideal, no fumar, hacer actividad física regularmente; llevar una dieta rica en vegetales, pescados y carnes magras, lácteos bajos en grasa, legumbres y cereales integrales; limitar la ingesta de alcohol, sal, azúcar, grasas saturadas y alimentos ultraprocesados; tener una buena calidad de sueño y controlar el estrés.

No obstante, hay algunos consejos que se pueden aplicar específicamente los días de los partidos para reducir los riesgos:

  • Ver el partido con amigos e invitar a uno que no sea fanático
  • No tomar alcohol ni fumar
  • Evitar las comidas altas en grasas y sodio. Si se va a hacer una picada para el encuentro, tratar de que incluya alimentos saludables
  • Quienes tienen antecedentes cardíacos deberían consultar con su médico si pueden ver el partido.
i

Fuentes:

Fuente: British Medical Journal, The New England Journal of Medicine, Sociedad Argentina de Cardiología, Mayo Clinic