PRENSA

CAEME participó del Seminario Internacional sobre evaluación de tecnología sanitaria

Buenos Aires, 2 de mayo de 2019.– La Cámara Argentina de Especialidades Medicinales (CAEME) participó hoy del Seminario Internacional “Hacia la Creación de una Agencia Nacional de Evaluación de Tecnologías Sanitarias en Argentina” organizada por la Secretaría de Gobierno de Salud de la Nación y la Health Technology Assessment International (HTAi), del que participaron autoridades de la Secretaría de Gobierno de Salud de la Nación, referentes internacionales y nacionales para abordar los diferentes aspectos vinculados a la creación de una agencia para evaluar la incorporación de la innovación a las prestaciones.

Durante la apertura, el secretario de Gobierno de Salud de la Nación, Adolfo Rubinstein, consideró fundamental la creación de la AGNET –cuyo proyecto de ley se encuentra en el Senado a la espera de ser tratado– “para definir criterios objetivos, explícitos y transparentes para poder priorizar las decisiones que tomamos y lograr, con los fondos que hoy tenemos, sostener la cobertura prestacional y dar lugar a la innovación tecnológica con la mayor efectividad, eficiencia, equidad y calidad posible”.

El funcionario afirmó que el desafío radica en lograr la Cobertura Universal de Salud, entendida como una cobertura efectiva y más amplia. Así como lograr con los fondos actuales una mejor cobertura. “Uno de los primeros desafíos para lograr la cobertura es definir un paquete de beneficios”, señaló.

El director de Salud de CAEME, Alejandro Poli, integró el panel “La participación de los actores en los procesos de Evaluación de Tecnologías Sanitarias” y destacó la importancia de que la futura AGNET “nazca con el mayor prestigio posible, para así lograr que pueda contar con presupuesto y legitimidad social”. Como representante de los laboratorios de innovación en la Argentina, Poli consideró clave que respete la secuenciación “como se hace en todo el mundo, donde primero es el registro del producto y luego la evaluación”. De otra manera, añadió, “se pueden generar barreras, retrasos o incluso nivelar para abajo” en cobertura.

Otro punto que destacó el director de Salud de CAEMe es que en el proyecto de ley que vaya a tratar el Congreso quede claro el rol que tendrán los productores de tecnología en el proceso. “En el proyecto actual dice que los productores ‘podrán participar’ y creemos que debe decir ‘participarán’, porque en la Argentina una palabra puede hacer la diferencia en uno u otro sentido”, agregó.

Del evento participaron también expertos de países como Canadá, España, Chile y Colombia, también referentes de organismos nacionales ligados a los seguros públicos de salud y miembros de instituciones académicas con experiencia en evaluación de tecnologías sanitarias, como la UBA, el IECS, la RedARETS y la universidad ISalud.

Los expositores coincidieron en la importancia de garantizar la transparencia del proceso, así como la necesidad de que todos los actores puedan participar. “Muchos países empiezan a definir coberturas en base a evaluaciones de tecnologías sanitarias, si es tan importante entonces debe ser bien realizado. Y esta es una preocupación que surgió en el mundo”, señaló Andrés Pichón–Riviere, del IECS. “Las decisiones serán válidas y legítimas si son involucradas y escuchadas todas las partes. Sabemos que es algo delicado porque hay enormes conflictos de interés en todos los actores, pero no se puede avanzar sin involucrarlos a todos”, agregó.

A su vez, Brian O’Rourke, director de CADTH, Agencia Nacional de ETESA de Canadá, consideró que una agencia de ETS “no sólo es una necesidad, sino clave para la sostenibilidad del sistema de salud”. Y destacó que en el caso de Canadá, si bien las recomendaciones de la CADTH no son vinculantes para las autoridades sanitarias, son adoptadas en un 95% de los casos. “La clave –añadió el experto– es tener una estrategia clara para interactuar con pacientes, pagadores e industria y agregaría también al gobierno”.

El evento se realizó en el Polo Científico Tecnológico de la Ciudad y asistieron unas 400 personas.