• Salud
    marcador

    Salud

    Información sobre patologías, hábitos saludables y prevención.

     Tabaco y Covid-19: fumar puede aumentar la gravedad de la infección23 febrero 2021

    Tabaco y Covid-19: fumar puede aumentar la gravedad de la infección

     Nuevos estudios buscan desentrañar el impacto del Covid-19 durante el embarazo23 febrero 2021

    Nuevos estudios buscan desentrañar el impacto del Covid-19 durante el embarazo

     Artrosis: una enfermedad que se asocia con la edad13 febrero 2021

    Artrosis: una enfermedad que se asocia con la edad

Cáncer de próstata y la importancia de su detección a tiempo

Icon Fecha 27 noviembre, 2020

Son tumores que precisan tanto un diagnóstico como un tratamiento personalizados. Los chequeos necesarios a partir de los 50 años.

Mayor necesidad de orinar, con más frecuencia y esfuerzo. La sensación de que la vejiga no se vació por completo. Además de ser escenas de un capítulo de la serie El método Kominsky, protagonizada por los estadounidenses Michael Douglas y Alan Arkin, son los síntomas más comunes de dos posibles afecciones: el agrandamiento benigno de la próstata y el cáncer de próstata.

Ésta es una pequeña glándula que solo los hombres tienen en la pelvis. Del tamaño de una nuez, se ubica entre el pene y la vejiga, rodeando la uretra, y produce el líquido para el semen. Los síntomas del cáncer de próstata no suelen aparecer hasta que la glándula es lo suficientemente grande como para afectar, justamente, a ese conducto que lleva la orina desde la vejiga hasta el pene.

Los tumores de próstata son los segundos más comúnmente diagnosticados y la sexta causa de muerte por cáncer entre los hombres en todo el mundo, con un estimado de 1.276.000 nuevos tumores y 359.000 muertes en el año 2018. En la Argentina, más de 11.000 varones son diagnosticados con tumor de próstata cada año: el 10% de la totalidad de casos de cáncer registrados en el país.

Aunque no se conocen las causas que originan el cáncer de próstata, hay algunos factores de riesgo que favorecen su desarrollo y la edad es el que más incide. Los tumores de próstata son poco frecuentes en varones menores de 50 años y las probabilidades de padecerlos aumentan considerablemente con los años.

Por otro lado, también los antecedentes familiares pueden influir en la aparición de la enfermedad, al punto que cerca de un 10 por ciento de los casos de cáncer de próstata puede aparecer como resultado de una predisposición genética o hereditaria. El peligro es mayor si padre o hermano tuvieron un cáncer de este tipo.

Alguna evidencia científica indica que la grasa corporal, la altura alcanzada en la edad adulta, los productos lácteos, una dieta rica en calcio y concentraciones bajas de selenio y otras sustancias en plasma aumentarían el riesgo de tener tumores prostáticos.

¿Cómo se detecta este cáncer? No hay una prueba única y las que se utilizan para diagnosticarlo tienen beneficios y riesgos que es preciso analizar con el médico especialista y según cada persona. Los métodos más utilizados son los análisis de sangre, examen físico de la próstata (conocido como examen rectal digital), ecografía, resonancia magnética y biopsia.

El análisis de sangre en particular, denominado científicamente como prueba de antígeno prostático específico (PSA), mide el nivel de esa sustancia que es producida por la próstata, y puede ayudar a detectar el cáncer de manera temprana temprano a partir de los 50 años. Pero los resultados, hasta el momento, han demostrado ser poco fiables dado que esos niveles pueden estar aumentados por otras condiciones no vinculadas con un cáncer.

Además, en el PSA no hay un valor solo de referencia, sino que el resultado del mismo depende de cada paciente y está mediado por la edad del varón, el tamaño de la próstata, la patología prostática asociada y el tratamiento con medicamentos que modifiquen los valores del PSA. Por eso, no se trata de un análisis de rutina, sino que es preciso que cada hombre hable del tema con el médico o médica que lo atienda.

Te puede interesar:  Cáncer de mama: entender el tumor es clave para el tratamiento

En caso de que un paciente decida hacerse el test de sangre y éste demostrara que hay niveles altos de PSA en el organismo, no es posible saber si se trata de un cáncer de próstata potencialmente mortal o no. De modo que también habrá que recurrir a una resonancia magnética, una ecografía o inclusive una biopsia transrectal para establecer qué tratamiento aplicar.

Para algunos hombres con cáncer de próstata el tratamiento no es algo que sea imprescindible de manera inmediata. Si el cáncer se encuentra en una etapa temprana y no causa síntomas, el médico puede sugerir esperar y vigilar para saber cómo evoluciona el tumor. Esto no significa, bajo ningún concepto, que se puedan postergar los controles anuales preventivos previos al diagnóstico; son decisiones médicas ante cada caso en particular luego de conocer el tipo de tumor y estadio de la enfermedad.

Los tratamientos incluyen la extirpación quirúrgica de la próstata, la radioterapia (sola o en conjunto con la terapia hormonal), el ultrasonido focalizado de alta intensidad y la crioterapia. Pero hay que tener en cuenta que puede haber efectos secundarios, incluida la disfunción eréctil y los síntomas urinarios, como la necesidad de usar el baño con más urgencia o con más frecuencia.

Cada médico, en diálogo con el paciente, determinará qué tratamiento será más conveniente para cuidar la salud de esa persona, en ese estadio de la enfermedad y en esa etapa de la vida. Afortunadamente, la ciencia sigue avanzando y continuamente aparecen opciones nuevas y diferentes para controlar cada vez mejor esta enfermedad.

Fuentes: Recent Global Patterns in Prostate Cancer Incidence and Mortality Rate, European Urology. Volume 77, Issue 1, January 2020, Pages 38-52. Ministerio de Salud de la Nación, República Argentina. Instituto Nacional del Cáncer, CDC.

#HablemosDeInnovaciónEnSalud

Conversemos en estas redes:

Facebook: CAEMEar

Instagram: CAEME.AR

Twitter: @CAEMEAR

Linkedin: CAEME

Youtube: CAEME Argentina

Toda esta información tiene por objetivo contribuir a la concientización y al conocimiento por parte de la comunidad sobre diversos temas vinculados al cuidado de su salud. Sin embargo, bajo ningún punto de vista intenta reemplazar el diálogo médico-paciente, que es uno de los espacios más valiosos para conocer en profundidad sobre éste y muchos otros temas, preservar la salud como estado de bienestar general, prevenir el desarrollo de enfermedades, acceder al adecuado diagnóstico de determinados cuadros e iniciar el tratamiento que el profesional de la salud sugiera y consensue con el paciente.

Anterior:

Cáncer colorrectal: cuando la prevención salva vidas

Ver +
Siguiente:

Fiestas Seguras: cómo cuidarnos en las reuniones familiares

Ver +