• Salud
    marcador

    Salud

    Información sobre patologías, hábitos saludables y prevención.

     A 4 décadas de los primeros casos de VIH, nuevas  líneas de tratamiento en investigación01 diciembre 2022

    A 4 décadas de los primeros casos de VIH, nuevas líneas de tratamiento en investigación

     Noviembre Azul: una iniciativa destinada al cuidado  de la salud de los hombres24 noviembre 2022

    Noviembre Azul: una iniciativa destinada al cuidado de la salud de los hombres

     Mundial y riesgo cardíaco: consejos para cuidar el corazón durante Qatar 202224 noviembre 2022

    Mundial y riesgo cardíaco: consejos para cuidar el corazón durante Qatar 2022

Tuberculosis resistente a los antibióticos: un problema mundial

Es cada vez más severa. Entre sus causas: mala prescripción de los antibióticos y la interrupción antes de tiempo de las terapias por parte de los pacientes.

Icon Fecha 18 mayo, 2020

Aunque suene a enfermedad de otro siglo, de novelas románticas de fines del 1800, la tuberculosis enfermó a alrededor de 10 millones de personas en todo el mundo en el año 2018. Y, de acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS), 3 millones de ellas no recibieron la atención que precisan. Actualmente, la tuberculosis es una de las diez causas principales de muerte en el mundo.

Causada por la bacteria Mycobacterium tuberculosis, la TB comúnmente causa tos persistente, fatiga y pérdida de peso. La infección se transmite de persona a persona a través del aire. Cuando un enfermo de tuberculosis pulmonar tose, estornuda o escupe, expulsa bacilos tuberculosos al aire. Basta con que una persona inhale unos pocos bacilos para quedar infectada.

Se calcula que una cuarta parte de la población mundial tiene lo que los expertos denominan tuberculosis latente: son personas que están infectadas con el bacilo pero que no se enfermaron aún, y tampoco pueden transmitir la infección. El riesgo de finalmente enfermar, en estos casos, es de entre el 5% y el 15%.

Pese a esto, la tuberculosis es una enfermedad que se puede prevenir, tratar y curar por medio del uso de combinaciones de antibióticos que se administran durante seis meses. El problema es que cada vez más avanza algo que ya se ha transformado en un problema de salud pública a nivel mundial: la resistencia a los antimicrobianos.

Los medicamentos antituberculosos llevan décadas utilizándose y en todos los países estudiados se ha comprobado la existencia de cepas del bacilo que presentan resistencia a, al menos, uno de ellos.

La fármacorresistencia surge debido a una mala utilización de los medicamentos antituberculosos, ya sea como consecuencia de prescripciones incorrectas por parte de los equipos sanitarios o porque los pacientes interrumpen sus tratamientos de manera prematura.

También es factible que la sufran personas que desarrollan nuevamente la enfermedad, después de haber recibido tratamiento en el pasado, o quienes provienen de zonas del mundo donde es común la tuberculosis resistente a los medicamentos.

En el año 2018, hubo 484.000 nuevos casos de personas con resistencia a la rifampicina (el fármaco de primera elección más eficaz), de los cuales un 78% tenía una tuberculosis multirresistente.

Esta variante de la enfermedad es la causada por una cepa que no responde al tratamiento con isoniazida y rifampicina, los dos medicamentos antituberculosos de primera línea más eficaces de que se dispone.

La forma multirresistente se puede tratar y curar con medicamentos de segunda línea. El problema es que las opciones de tratamiento de segunda línea son limitadas, de uso prolongado y tienen efectos secundarios serios.

A nivel mundial, solo el 56% de los enfermos con tuberculosis multirresistente recibe un tratamiento eficaz.

Tuberculosis

En algunos casos, la fármacorresistencia puede ser todavía más severa y es cuando aparece lo que se denomina tuberculosis ultrarresistente, causada por bacterias que no responden a los medicamentos antituberculosos más eficaces de segunda línea. Es entonces cuando muchos enfermos quedan sin otras  opciones de tratamiento.

La forma más efectiva de prevenir la propagación de la tuberculosis resistente a los medicamentos es tomar todos los remedios indicados para combatir la enfermedad tal y como los prescribió el médico. Es fundamental no saltearse ninguna dosis y no suspender el tratamiento antes de tiempo. Ambos comportamientos aplican a cualquier terapia con antibióticos que una persona deba llevar adelante.

i

Fuentes:

Treatment correlates of successful outcomes in pulmonary multidrug-resistant tuberculosis: an individual patient data meta-analysis, Articles| Volume 392, Issue 10150, P821-834, September 08, 2018. Center for Desease Control and Prevention, CDC. Organización Mundial de la Salud, OMS/OPS. Ministerio de Salud de la Nación, Argentina. Revista Argentina de Medicina Respiratoria.