Información sobre patologías, hábitos saludables y prevención.

Salud

Virus y bacterias: qué son y en qué se diferencian

Los virus son más pequeños que las bacterias y tienen una gran capacidad de mutación y contagio. Las enfermedades causadas por estos dos tipos de gérmenes se tratan de maneras muy diferentes. 

Aunque poco a poco se va conociendo más información, en el mundo son muchas las dudas que giran en torno al nuevo coronavirus. Si bien hay varios estudios clínicos en curso, por el momento no se ha obtenido una vacuna ni tratamiento farmacológico específico contra el virus SARS-CoV-2 que causa la enfermedad COVID-19.

Entre tantas preguntas, por desconocimiento o desinformación, a menudo en la población surge la duda acerca de si el coronavirus se puede tratar con antibióticos. La respuesta es no: ningún virus se puede tratar con antibióticos, que sólo se utilizan para tratar las infecciones causadas por bacterias. Las enfermedades provocadas por virus y por bacterias se tratan de maneras muy diferentes porque no actúan del mismo modo en el organismo al que afectan.

Los virus y las bacterias tienen un tamaño microscópico, están en casi todas las superficies y son la causa de muchas enfermedades. Pero no son lo mismo. Conocer las características de cada uno ayuda a entender mejor sus efectos en el organismo y cómo evitar posibles contagios.

¿Qué son las bacterias?

Las bacterias son organismos unicelulares que obtienen sus nutrientes del ambiente en el que viven. Pueden causar problemas, como las caries, las infecciones del tracto urinario, de oído o la faringitis estreptocócica, por mencionar algunos ejemplos. Pero las bacterias no siempre producen enfermedades: algunas de ellas poseen una acción beneficiosa y, por ejemplo, contribuyen al buen funcionamiento del sistema digestivo, ayudando a procesar y obtener los nutrientes de los alimentos e impidiendo que entren bacterias nocivas en su interior. Inclusive, algunos tipos de bacterias son utilizados para fabricar medicamentos o vacunas que salvan vidas. 

¿Qué son los virus?

Los virus son más pequeños que las bacterias. No son células completas: sólo son material genético empaquetado dentro de una cubierta proteica. Necesitan otras estructuras celulares para reproducirse, lo que significa que no pueden sobrevivir por sí solos salvo que vivan dentro de otros organismos vivos como humanos, plantas o animales. 

Algunos virus pueden matar bacterias o combatir virus más mortales. Son los llamados bacteriófagos o fagos (del griego “devorar”): infectan y destruyen bacterias específicas que se encuentran en la membrana mucosa que reviste los aparatos digestivos, respiratorios y reproductivos.

Los virus pueden vivir durante una cantidad reducida de tiempo fuera de las células vivas. No obstante, una vez que se introducen en el cuerpo de una persona, proliferan rápidamente y pueden enfermarla. Causan algunas enfermedades de poca importancia, como el resfriado común, y otras graves, como la viruela o el SIDA, provocado por el virus de inmunodeficiencia humana (VIH). 

Tienen una gran capacidad de mutación y esto no significa que necesariamente se vuelva más agresivo, sino que ha cambiado su material genético, es decir, la estructura de su genoma viral ubicado en el interior de la partícula que puede ser ADN (ácido desoxirribonucleico) o ARN (ácido ribonucleico). 

Los virus también presentan un alto poder de contagio, llegando a provocar pandemias, cuando una enfermedad epidémica se extiende a muchos países, tal como sucede con la enfermedad COVID-19.

Las principales diferencias

Tamaño: las bacterias son hasta 100 veces más grandes que los virus. Y eso teniendo en cuenta que en ambos casos son imperceptibles al ojo humano y sólo se detectan a través de un microscopio especial. Las bacterias pueden verse con un microscopio óptico, mientras que los virus sólo pueden detectarse mediante un microscopio electrónico, empleando una lente electromagnética.

Estructura: Los virus tienen una composición algo más simple formada por una partícula de genoma de ARN o ADN encerrada en una cubierta de proteína. En cambio, las bacterias presentan una estructura interior algo más compleja con una pared celular donde se localizan el citoplasma, los ribosomas y el genoma bacteriano.

Reproducción: Es otra de las cuestiones que no comparten virus y bacterias. Las bacterias tienen la capacidad de crecer y reproducirse por sí mismas. Y de esas células resultantes pueden salir más divisiones. Los virus no tienen la capacidad de dividirse por sí mismo, se replican sin parar y atacan a otras células para transmitir su información genética. Hacen copias de sí mismo, pero en las células vivas de su huésped, al cual infectan y enferman.

Resistencia: Presentes en casi todos los hábitats del planeta, las bacterias cuentan con mecanismos que las vuelven muy resistentes. Por este motivo, a diferencia de los virus, son capaces de sobrevivir a temperaturas extremas y durante largos periodos de tiempo fuera de otros organismos. También aumenta su capacidad de supervivencia el hecho de que puedan obtener alimento de muchas fuentes diferentes, tanto orgánicas como inorgánicas. 

En el caso de los virus, en general, pueden sobrevivir durante horas e incluso días, sobre todo en superficies duras de acero inoxidable o plásticas, pero con el tiempo se vuelve menos infeccioso porque, sin poder replicarse, el virus se descompone con el tiempo.

Tratamiento: Es la mayor diferencia entre los virus y las bacterias. Los antibióticos no son eficaces contra los virus –no los mata- y además pueden suponer un riesgo grave para el paciente, ya que aparecen resistencias bacterianas. En tanto, para atacar a determinados virus se han desarrollado medicamentos antivirales.

Si el origen de la enfermedad es bacteriano y se dispone de un antibiótico adecuado, el tratamiento es relativamente asequible y completando el esquema de tratamiento, se  suele volver a un estado normal en pocos días o semanas. Si el origen de la enfermedad es viral, la situación se puede llegar a complicar –dependiendo del virus- porque no se dispone de un arsenal antiviral al mismo nivel, ni en cantidad ni en efectividad. En muchas ocasiones, el sistema inmunitario es el único aliado.

Los profesionales de la salud se encuentran entonces ante infecciones bacterianas muy patógenas que cuentan con un tratamiento eficaz y ante infecciones víricas, causadas por virus, que no son tan patógenas pero que no cuentan con un tratamiento eficaz, por lo que pueden resultar muy graves en pacientes de mayor edad, con un sistema inmunitario debilitado o con patologías previas. 

Esto último es lo que ocurre hoy en día en el mundo con COVID-19, la enfermedad que provoca el nuevo coronavirus. Lo que hoy sabemos de este nuevo virus es que para evitar que se transmita hay que insistir con el lavado de manos, desinfección de las superficies y mantener la distancia social.

Fuente: Organización Mundial de la Salud (OMS); Ministerio de Salud de la Nación; Institutos Nacionales de Salud de Estados Unidos (NIH por sus siglas en inglés).

#HablemosDeInnovaciónEnSalud

Conversemos en estas redes:

Facebook: CAEMEar

Twitter: @CAEMEAR

Linkedin: CAEME

Youtube: CAEME Argentina

Toda esta información tiene por objetivo contribuir a la concientización y al conocimiento por parte de la comunidad sobre diversos temas vinculados al cuidado de su salud. Sin embargo, bajo ningún punto de vista intenta reemplazar el diálogo médico-paciente, que es uno de los espacios más valiosos para conocer en profundidad sobre éste y muchos otros temas, preservar la salud como estado de bienestar general, prevenir el desarrollo de enfermedades, acceder al adecuado diagnóstico de determinados cuadros e iniciar el tratamiento que el profesional de la salud sugiera y consensue con el paciente.