• Salud
    marcador

    Salud

    Información sobre patologías, hábitos saludables y prevención.

     Bacterias: qué son y por qué menos del 1% causa enfermedades02 septiembre 2021

    Bacterias: qué son y por qué menos del 1% causa enfermedades

     Virus: cómo funcionan los patógenos 100 veces  más pequeños que una célula02 septiembre 2021

    Virus: cómo funcionan los patógenos 100 veces más pequeños que una célula

     Cómo diferenciar la rinitis alérgica del Covid02 agosto 2021

    Cómo diferenciar la rinitis alérgica del Covid

Coronavirus: ¿Por qué es importante ventilar los ambientes?

El coronavirus pandémico se transmite tanto a partir de gotitas que una persona expele al toser, estornudar, gritar, como a través de aerosoles, que son partículas mucho más pequeñas, que permanecen durante horas en lugares cerrados.

Icon Fecha 13 febrero, 2021

En los primeros meses de la pandemia, se creía que la transmisión del coronavirus que provoca la Covid-19 se producía básicamente a partir de gotas grandes y pesadas que expele una persona al estornudar, toser o gritar, que caen rápidamente al suelo, y por medio del contacto con superficies contaminadas

Por eso, surgieron con énfasis las recomendaciones básicas de mantener una distancia física de dos metros con otras personas, el uso del barbijo bien colocado que tape nariz, boca y mentón y el lavado de manos frecuente con agua y jabón, además del empleo de alcohol en gel al estar fuera de la casa.

Pero, con el transcurso de la epidemia mundial y con los estudios científicos, se comprobó que hay otra manera fundamental de transmisión del SARS-CoV-2: los aerosoles, partículas mucho más pequeñas que las gotas y que quedan en los ambientes cerrados durante horas

Los aerosoles se generan cuando las personas hablan, cantan, gritan o, simplemente, cuando respiran. Estas partículas, a menudo de menos de 5 micrómetros, pueden escapar de los barbijos de tela y permanecer en el aire hasta unas 12 horas

Por eso, es imprescindible que los barbijos, además, cubran bien los costados de la cara y sean de una tela que frene lo más posible esas partículas, que podrían colarse por aberturas o tejidos poco compactos.

En consecuencia, a las primeras medidas de prevención, se les sumó otra para reducir los contagios potenciales: ventilar los ambientes. En verano y en invierno. Todo el año. Abrir ventanas y puertas, cuando se pueda, de manera tal que el intercambio del aire sea constante.

El coronavirus no se expande de manera lineal, de persona a persona y siempre a un ritmo igual y sostenido, sino mayormente de forma explosiva, a partir de eventos supercontagiadores, en los que un escaso porcentaje de infectados transmite el patógeno a un gran número de personas. 

Coronavirus 1

De hecho, es en entornos sociales, sobre todo cuando se trata de espacios cerrados y mal ventilados, donde se han reportado grandes contagios en los que más del 75% de las personas presentes terminó teniendo Covid-19. 

Las personas con gran carga viral, que pueden ser tanto asintomáticas como presentar síntomas leves, generan al respirar aerosoles suficientes para que el virus permanezca en el aire y gran parte de los presentes termine inhalándolo. 

Los espacios cerrados y con mala ventilación (pueden ser desde oficinas hasta empacadoras de alimentos y frigoríficos), los lugares abarrotados de personas y con una exposición continuada a los aerosoles (restaurantes, bares, boliches o iglesias), los hogares en los que entran personas que no viven allí y que están la mayor parte del tiempo con poca renovación del aire son lugares que propician la transmisión del coronavirus. Claro está, siempre y cuando haya personas que tengan el virus, ya sea con o sin síntomas aparentes.

La tendencia general es a creer que el aire en una habitación o espacio cerrado está bien mezclado, con una concentración de partículas uniforme en todas partes. Sin embargo, investigaciones científicas muestran que esto no es exactamente así y que entre más pequeño el lugar y más lleno de personas, mayor el riesgo si no hay buena ventilación.

En un estudio realizado en los Estados Unidos, cuando los investigadores liberaron partículas al frente de un salón de clases de 9 por 6 metros de superficie, en el que había 30 estudiantes, las mismas llegaron hasta el fondo del salón en 10 a 15 minutos. Sin embargo, debido a la ventilación activa en la habitación, las concentraciones en la parte posterior, a unos 6 metros de la fuente, eran la décima parte de las cercanas a la fuente. 

Esto implica que a mayor ventilación menos transmisión y que, a más personas juntas, mayor riesgo. 

i

Fuentes:

– CDC, Centro de Control de Enfermedades de los Estados Unidos:https://www.cdc.gov/coronavirus/2019-ncov/more/scientific-brief-sars-cov-2.html – JAMA Network: https://jamanetwork.com/journals/jamanetworkopen/fullarticle/2768712 – PLOS Biology: https://journals.plos.org/plosbiology/article?id=10.1371/journal.pbio.3000897