Información sobre patologías, hábitos saludables y prevención.

Salud

Cáncer de próstata: el más frecuente entre los hombres, con buenas perspectivas si es detectado a tiempo

En la Argentina representa el 20% de todos tumores malignos que afectan a varones. Es de suma importancia prestar atención a los síntomas y realizarse controles médicos periódicos. 

En Argentina, el cáncer de mama es el más frecuente, con cerca de 21.000 casos al año, lo que representa el 18% de todos los tumores malignos. 

Sin embargo en los varones la mayor incidencia está dada por el cáncer de próstata: más de 11.000 casos al año, que representan el 20% de todos los tumores malignos en hombres y el 10% de la totalidad de casos de cáncer registrados en el país

La próstata es una glándula situada en el aparato reproductor masculino, debajo de la vejiga y delante del recto. Tiene un tamaño aproximado al de una nuez, rodea parte de la uretra  y produce el líquido para el semen.

Con el paso de los años, la próstata puede tender a agrandarse, bloquear la uretra o la vejiga, lo que ocasiona los trastornos urinarios o sexuales.

Entre los síntomas que dan cuenta del agrandamiento de la próstata, los especialistas distinguen como más comunes el flujo de orina débil o interrumpido y dificultad para comenzar a orinar; urgencia y necesidad repentina de orinar (en especial, de noche); dificultad para vaciar la vejiga por completo; dolor o ardor al orinar, sangre en la orina o el semen; dolor de espalda, cadera o pelvis que no desaparece; falta de aire, mucho cansancio, latidos rápidos del corazón, mareo o piel pálida a causa de anemia.

Estos síntomas pueden –o no- estar indicando la presencia de un cáncer de próstata o de hiperplasia prostática benigna (HPB), no cancerosa, pero que igualmente puede llegar a requerir una cirugía como tratamiento. Por este motivo, ante tales signos, es preciso acudir al especialista.

El médico urólogo llevará a cabo un examen físico y de antecedentes clínicos para revisar el estado general de salud e identificar, por caso, masas de tejido que puedan parecer anormales. 

Luego, puede solicitar que el paciente se realice un análisis de sangre de antígeno prostático específico (PSA). El PSA es una sustancia que produce la próstata y que a veces se encuentra en mayor cantidad en la sangre de los hombres que tienen cáncer de próstata.  Si los resultados son anormales, la persona puede llegar a precisar otros exámenes, como una ecografía, una resonancia magnética o una biopsia transrectal.

Si se detecta a tiempo, el cáncer de próstata se puede curar, por lo que es importante ni siquiera esperar a los síntomas, sino consultar con el especialista para realizarse ocasionalmente los chequeos que correspondan. 

El tratamiento suele depender de la etapa en la que se encuentre el tumor. Esto se determina a partir de cuán rápido crece y de cuán diferente se vea el tejido alrededor de la glándula. 

Los hombres con este tipo de cáncer tienen varias opciones de tratamiento, dependiendo de cada paciente y de cada situación. 

Las opciones pueden incluir sólo una observación cuidadosa y vigilancia médica sin tratamiento, cirugía, radioterapia, terapia hormonal o con radiofármacos. 

Además, existen algunas alternativas innovadoras como los tratamientos biológicos, que se valen del sistema inmune del organismo para abordar el cáncer. 

Fuentes: – Instituto Nacional del Cáncer, Secretaría de Salud, Argentina. – Institute for Health Metrics and Evaluation, GBD 2016, University of Washington – Instituto Nacional del Cáncer, CDC.

#HablemosDeInnovaciónEnSalud

Conversemos en estas redes:

Facebook: CAEMEar

Twitter: @CAEMEAR

Linkedin: CAEME

Youtube: CAEME Argentina

Toda esta información tiene por objetivo contribuir a la concientización y al conocimiento por parte de la comunidad sobre diversos temas vinculados al cuidado de su salud. Sin embargo, bajo ningún punto de vista intenta reemplazar el diálogo médico-paciente, que es uno de los espacios más valiosos para conocer en profundidad sobre éste y muchos otros temas, preservar la salud como estado de bienestar general, prevenir el desarrollo de enfermedades, acceder al adecuado diagnóstico de determinados cuadros e iniciar el tratamiento que el profesional de la salud sugiera y consensue con el paciente.