Información sobre patologías, hábitos saludables y prevención.

Salud

Diabetes y embarazo: la importancia del cuidado y los controles

La enfermedad puede tener consecuencias durante la gestación. Cómo evitar la diabetes gestacional y qué recaudos deben tomar las mujeres que ya tienen diabetes.

La diabetes es una enfermedad que, si no se hace el seguimiento adecuado con el médico, puede tener consecuencias serias durante el embarazo. Los niveles altos de glucosa en sangre durante la gestación pueden aumentar la probabilidad de que el bebé tenga problemas, como nacer prematuro, tener exceso de peso, problemas respiratorios o un nivel bajo de glucosa en sangre inmediatamente después del nacimiento. También pueden elevar el riesgo de que el embarazo no llegue a término) e incrementar los riesgos de que el bebé nazca con defectos congénitos.

Diabetes gestacional 

Es un tipo de diabetes que se presenta por primera vez durante el embarazo, en mujeres que no habían tenido antecedentes. Se genera porque las hormonas que produce la placenta bloquean la acción de la insulina en el organismo de la madre. Aparece a mitad del embarazo, por eso los médicos indican los estudios para detectarla entre las semanas 24 y 28 de gestación

El páncreas de la madre trabaja “extra” para producir insulina, pero el nivel de glucosa en sangre no baja y aunque la insulina no cruza la placenta, sí lo hacen la glucosa y otros nutrientes, con lo cual se eleva el nivel de azúcar en sangre del bebé. Su páncreas también produce más insulina, porque está recibiendo más energía de la que necesita para crecer, la energía adicional se almacena como grasa y esto puede producir un bebé con masocromía o bebé “gordo”. Los bebés con exceso de insulina corren mayor riesgo de ser obesos durante su niñez y tener diabetes de tipo 2 de adultos.

No obstante, estos problemas pueden evitarse con una alimentación saludable y ejercicio regular, y eventualmente tratamiento con análogos de insulina si la madre lo necesita. Por eso es importante detectar a tiempo la diabetes gestacional y, para ello, que las mujeres embarazadas cumplan con los controles obstétricos periódicos.

Embarazo en mujeres con diabetes

En Argentina, la diabetes que es más frecuente es la tipo 2, sobre todo asociada al mal estilo de vida, una vida sedentaria y mala alimentación. Por lo general, se desarrolla aproximadamente a partir de 50 años, por lo que no es el tipo de diabetes que más puede afectar a una mujer en edad fértil. 

Cuando uno se refiere al embarazo de una mujer con diabetes, piensa fundamentalmente en aquellas que representan una minoría entre los casos de diabetes, que corresponden al 10% que tiene diabetes tipo 1, desde la infancia o juventud, adonde su páncreas no produce nada de insulina y necesita de esta hormona para que su organismo cumpla todas sus funciones para vivir. 

En los casos en que una mujer con este tipo de diabetes queda embarazada, su embarazo se considera de alto riesgo, justamente por los potenciales problemas que puede tener el bebé, mencionados previamente. De todos modos, hay mucho que puede hacerse para que el embarazo curse con normalidad y el bebé nazca sano y no se ponga en riesgo la salud de la madre. 

Es recomendable siempre que estas mujeres planifiquen su embarazo y realicen controles previos, pero en caso de que no hubiera sido así, se debe prestar especial atención al monitoreo materno, que debería ser realizado por un obstetra especializado.

Es pertinente hablar abiertamente con su diabetólogo habitual y plantearle si se siente cómodo con el seguimiento del cuadro durante el embarazo o si prefiere derivar a la paciente durante esos meses con alguien más especializado en embarazos de mujeres con diabetes. 

En estos casos, el equipo médico trazará un plan de seguimiento manteniendo o modificando los medicamentos que la mujer toma habitualmente, monitoreos del embarazo más frecuentes, diálogo constante entre el diabetólogo y el obstetra, y otras como un control más frecuente de los niveles de azúcar en sangre, seguir una dieta saludable a base de frutas, vegetales y cereales integrales, e incorporar la actividad física a la rutina diaria, con una actividad aeróbica moderada mínimo 30 minutos tres veces a la semana. 

Fuente: Ministerio de Salud, Instituto Nacional de Diabetes de EE.UU., Mayo Clinic, Fundación Argentina Diabetes. 

#HablemosDeInnovaciónEnSalud

Conversemos en estas redes:

Facebook: CAEMEar

Twitter: @CAEMEAR

Linkedin: CAEME

Youtube: CAEME Argentina

Toda esta información tiene por objetivo contribuir a la concientización y al conocimiento por parte de la comunidad sobre diversos temas vinculados al cuidado de su salud. Sin embargo, bajo ningún punto de vista intenta reemplazar el diálogo médico-paciente, que es uno de los espacios más valiosos para conocer en profundidad sobre éste y muchos otros temas, preservar la salud como estado de bienestar general, prevenir el desarrollo de enfermedades, acceder al adecuado diagnóstico de determinados cuadros e iniciar el tratamiento que el profesional de la salud sugiera y consensue con el paciente.