Información sobre patologías, hábitos saludables y prevención.

Salud

Cuál es la definición actual de caso sospechoso de COVID-19

Dentro de esta categoría, se incluye a toda aquella persona que tenga más de 37,5 grados de fiebre y uno de los siguientes síntomas: tos, dolor de garganta, dificultad respiratoria o pérdida del olfato y gusto. La última actualización fue establecida el 16 de abril por el Ministerio de Salud de la Nación.

La definición de caso sospechoso de COVID-19 es dinámica y varía según la situación epidemiológica que atraviesa el país. El Ministerio de Salud de la Nación amplió, el 16 de abril pasado, la definición de los casos e incluyó como nuevos síntomas la falta de olfato y gusto. 

De esta manera, oficialmente, la nueva definición de caso sospechoso del nuevo coronavirus incluye a toda aquella persona que tenga más de 37,5 grados de fiebre y uno de los siguientes síntomas: tos, odinofagia (dolor de garganta), dificultad respiratoria o anosmia/disgeusia (pérdida del olfato o el gusto).

Además, a estas características clínicas debe sumársele el hecho de que esa persona haya estado en los últimos 14 días en contacto con casos confirmados de COVID-19; o tenga un antecedente de viaje internacional; o tenga un historial de viaje o residencia en nuestro país en zonas de transmisión local de COVID-19, ya sea comunitaria o por conglomerados.

Según los nuevos criterios establecidos por las autoridades sanitarias, actualmente todo paciente que sólo presente pérdida del olfato o del gusto, de reciente aparición y sin otra causa definida, se debe indicar aislamiento durante 72 horas y la toma de muestra para diagnóstico para PCR al tercer día de la aparición de los síntomas.

Se enfatiza en la pesquisa de la falta de olfato (anosmia) porque se demostró que en el COVID-19 este síntoma aparece de manera abrupta. Esto sucede porque se altera el receptor que está en la célula olfatoria, que también se llama célula bipolar o nerviosa, y es la única neurona que está fuera del cerebro. Y como el olfato, además, brinda el 80% del sabor, el paciente puede referir también que tiene alterada la percepción del sabor de las comidas o las bebidas. La falta de gusto se manifiesta porque se alteran los receptores ubicados en las papilas gustativas, que son los encargados de detectar sustancias dulces, saladas, ácidas y amargas.

La modificación del criterio de caso sospechoso está relacionada con la llegada del frío y el aumento de enfermedades estacionales. Como en esta época del año aumentan los casos de resfriados, gripes comunes y otras patologías respiratorias, es necesario ajustar el criterio para analizar si una persona tiene COVID-19 para que el sistema de salud detecte la mayor cantidad de personas con coronavirus para elaborar estadísticas acertadas.

Pacientes con neumonía y personal de salud y esencial

Las autoridades sanitarias también establecieron que el equipo de salud debe sospechar de COVID-19 en todo paciente con diagnóstico clínico y radiológico de neumonía y sin otras posibles causas que expliquen el cuadro clínico.

En cuanto al personal de salud y el personal esencial (perteneciente a las Fuerzas de Seguridad y Fuerzas Armadas y personas que brinden asistencia a personas mayores), se definió que deberán ser evaluados por la muestra de diagnóstico PCR todos aquellos que presenten fiebre o, por lo menos, dos de los síntomas descriptos de la enfermedad. También en estos casos, ante la presencia de dos ó más de los síntomas, debe indicarse aislamiento durante 72 horas y, al tercer día de iniciado el cuadro clínico, debe realizarse la muestra de diagnóstico.

La muestra por diagnóstico se llama PCR por sus siglas en inglés: reacción en cadena de la polimerasa. Es una prueba que permite detectar un fragmento del material genético del virus, que -en el caso del SARS-CoV-2- es una molécula de ARN.

Los criterios, uno por uno

En resumen, la definición actual de caso sospechoso de COVID-19 incluye los siguientes criterios para definir si una persona debe ser testeada: 

  • Criterio 1: Toda persona que presente fiebre (37,5 o más) y uno o más de los siguientes síntomas: tos, pérdida de olfato, dificultad respiratoria, pérdida del gusto, sin otra etiología que explique completamente la presentación clínica. En los últimos 14 días estuvo en contacto con casos confirmados de COVID-19 ó tenga un historial de viaje fuera del país o un historial de viaje o residencia en zonas de transmisión local (ya sea comunitaria o por conglomerados) de COVID-19 en Argentina.
  • Criterio 2-a: Todo paciente con diagnóstico clínico y radiológico de neumonía y sin otra etiología que explique el cuadro clínico, en jurisdicciones de transmisión local: la Ciudad de Buenos Aires, el Área Metropolitana de la provincia de Buenos Aires, las provincias de Chaco (Resistencia, Barranqueras, Fontana y Puerto Vilelas); Tierra del Fuego (Ushuaia); Río Negro (Bariloche, ChoeleChoel, Catriel, Cipolletti) y Santa Fe (Rosario). 
  • Criterio 2-b: Todo paciente con infección respiratoria aguda grave -IRAG-) (fiebre y síntomas respiratorios, con requerimiento de internación) en jurisdicciones sin transmisión local.
  • Criterio 3: Todo paciente que presente pérdida del olfato y gusto, de reciente aparición y sin otra causa definida y sin otros signos o síntomas. Es importante destacar que, ante la presencia de ese único síntoma, se debe indicar aislamiento durante 72 horas y la toma de muestra para diagnóstico.
  • Criterio 4: Todo personal de salud y personal esencial que presente fiebre, o dos o más de los siguientes síntomas: tos, pérdida del olfato, dificultad respiratoria, anosmia, pérdida del gusto. Ante la detección de casos en los que el paciente no tiene fiebre y presenta dos o más de los síntomas descriptos, también se debe indicar aislamiento durante 72 horas y toma de muestra para diagnóstico.

Según las indicaciones del Ministerio de Salud, el cuadro clínico “puede incluir un espectro de signos y síntomas con presentación leves como: fiebre y tos, malestar general, rinorrea (congestión nasal), odinofagia, asociados o no a síntomas graves como dificultad respiratoria y taquipnea (aumento de la frecuencia respiratoria). Pueden presentarse como neumonía intersticial y/o con compromiso del espacio alveolar”.

En cuanto al tratamiento, las autoridades sanitarias reiteran que “no existe un tratamiento antiviral específico recomendado para la infección COVID-19”. Además, señalan que las personas infectadas con COVID-19 “deben recibir atención para aliviar los síntomas. Para casos severos, el tratamiento debe incluir soporte de las funciones vitales”.

Fuente: Ministerio de Salud de la Nación; Organización Mundial de la Salud (OMS); Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de Estados Unidos (CDC, por sus siglas en inglés)

#HablemosDeInnovaciónEnSalud

Conversemos en estas redes:

Facebook: CAEMEar

Twitter: @CAEMEAR

Linkedin: CAEME

Youtube: CAEME Argentina

Toda esta información tiene por objetivo contribuir a la concientización y al conocimiento por parte de la comunidad sobre diversos temas vinculados al cuidado de su salud. Sin embargo, bajo ningún punto de vista intenta reemplazar el diálogo médico-paciente, que es uno de los espacios más valiosos para conocer en profundidad sobre éste y muchos otros temas, preservar la salud como estado de bienestar general, prevenir el desarrollo de enfermedades, acceder al adecuado diagnóstico de determinados cuadros e iniciar el tratamiento que el profesional de la salud sugiera y consensue con el paciente.