• Salud
    marcador

    Salud

    Información sobre patologías, hábitos saludables y prevención.

     #MujeresEnCiencia – Entrevista con Verónica Lencina

    #MujeresEnCiencia – Entrevista con Verónica Lencina

     #MujeresEnCiencia – Entrevista con Laura Antonietti

    #MujeresEnCiencia – Entrevista con Laura Antonietti

     #MujeresEnCiencia – Entrevista con Georgina Sposetti

    #MujeresEnCiencia – Entrevista con Georgina Sposetti

Herpes zóster: todo lo que hay que saber sobre la infección conocida como “culebrilla”

Es una enfermedad causada por la reactivación del virus de la varicela. Genera una erupción dolorosa en la piel. ¿Se puede tener más de una vez? ¿Es contagiosa? ¿Cómo se trata?

Icon Fecha 05 mayo, 2023

El virus que causa la varicela nunca abandona el organismo. Permanece latente y, en una de cada tres personas, se puede reactivar por la disminución de la inmunidad y producir la infección viral causada por el herpes zóster, conocido popularmente como “culebrilla”

Se calcula que en Argentina se producen entre 50.000 y 100.000 casos por año. Se manifiesta en la mayoría de los casos como un sarpullido de pequeñas ampollas que aparecen en la piel, en cualquier parte del cuerpo, y generan enrojecimiento y picazón. La complicación más frecuente es un dolor que puede durar meses o incluso años. A veces puede aparecer una sensación de “hormigueo” en la zona antes del sarpullido.

La varicela y el herpes zóster tienen un mismo origen: el Virus Varicela Zóster (VVZ). En la primera infección, este virus causa la varicela quedando latente en los nervios sensoriales, responsables de percibir la temperatura o el tacto de los objetos. Habitualmente, el sistema inmunológico mantiene controlado al virus, pero, en algunas personas que atraviesan estados de inmunodepresión, deja de ser capaz de controlarlo y se reactiva como herpes zóster.

A continuación, 7 preguntas frecuentes sobre esta enfermedad:

1- ¿CUÁLES SON LOS SÍNTOMAS?

Generalmente, son picazón, dolor, hormigueo, sensación molesta o sensibilidad al tacto en cualquier parte del cuerpo que vaya a aparecer. Tras los primeros días, comienza la fase aguda de la enfermedad, en la que aparece la erupción cutánea, con ampollas en las zonas afectadas, acompañadas de un dolor agudo. Al cabo de unos 10 días, las vesículas se convierten en costras que, normalmente, duran entre 2 y 4 semanas.

2- ¿ES CONTAGIOSO?

No, el herpes zóster no puede contagiarse de una persona a otra. Sin embargo, si una persona lo tiene, el contacto directo con las secreciones de las vesículas del sarpullido puede propagar el Virus Varicela Zóster (VVZ) a las personas que nunca han tenido varicela o que nunca recibieron la vacuna contra la misma. Si ellas se infectan, presentarán varicela, pudiendo desarrollar herpes zóster más adelante en su vida.

3- ¿CÓMO SE PREVIENE SU TRANSMISIÓN?

Mantener el sarpullido cubierto, evitar tocar o rascarse el sarpullido, lavarse las manos frecuentemente con agua y jabón, al menos 20 segundos, evitar el contacto directo con personas mayores de 50 años, personas con sistema su inmunológico debilitado y mujeres embarazadas que nunca hayan contraído varicela, o no estén vacunadas contra la enfermedad.

herpes varicela

4- ¿QUIÉNES PUEDEN TENERLO?

Todas las personas que hayan tenido varicela pueden tener herpes zóster, sin importar su edad. Sin embargo, a medida que las personas envejecen, las células del sistema inmune se debilitan, por lo que aumenta el riesgo de desarrollarla. 

5- ¿CUÁLES SON SUS POSIBLES COMPLICACIONES?

Si bien la mayoría de las personas se recupera por completo, algunas pueden experimentar mayores complicaciones. La más común es la Neuralgia Postherpética (NPH), un dolor neurálgico que persiste después de que la erupción se haya curado. La NPH puede durar de tres a seis meses, o incluso persistir por más tiempo. Suele ser más común y grave en personas mayores que en jóvenes. Otras complicaciones son cicatrices o cambios en la pigmentación después de que la erupción haya sanado; infección secundaria de la erupción de la culebrilla; herpes zóster oftálmico: ocurre cuando el virus infecta el nervio facial; complicaciones del sistema nervioso periférico y central; complicaciones cardiovasculares; todas estas condiciones con el consecuente impacto negativo en la calidad de vida.

6- ¿CÓMO SE TRATA?

Con medicamentos antivirales que ayudan a acortar la duración y severidad de la enfermedad, pero para que sean efectivos, se debe comenzar el tratamiento tan pronto como sea posible después de que aparezca la erupción. Los analgésicos pueden ayudar a aliviar el dolor y los paños húmedos, cremas recomendadas y los baños de avena coloidal pueden ayudar a aliviar la picazón.

7- ¿SE PUEDE TENER HERPES ZÓSTER MÁS UNA VEZ?

Sí. Aunque no es tan común, el virus puede volver a reactivarse.

i

Fuentes:

Fuentes: Ministerio de Salud de la Nación; Mayo Clinic.