• Salud
    marcador

    Salud

    Información sobre patologías, hábitos saludables y prevención.

     #MujeresEnCiencia – Entrevista con Verónica Lencina

    #MujeresEnCiencia – Entrevista con Verónica Lencina

     #MujeresEnCiencia – Entrevista con Laura Antonietti

    #MujeresEnCiencia – Entrevista con Laura Antonietti

     #MujeresEnCiencia – Entrevista con Georgina Sposetti

    #MujeresEnCiencia – Entrevista con Georgina Sposetti

Infección por norovirus: contagio, síntomas y prevención

Es un virus altamente contagioso que se transmite a través de fuentes contaminadas, tales como superficies, agua y alimentos. El lavado de manos y la higiene de los alimentos son clave para su prevención.

Icon Fecha 31 enero, 2023

Norovirus es el nombre del virus identificado en el brote de gastroenteritis -inflamación del estómago o los intestinos- que a principios de este año se originó en las playas del sur de Brasil, las más visitadas por los argentinos.

Los especialistas explican que la infección por norovirus puede causar vómitos y diarrea graves y repentinos. Y advierten que se trata de un virus altamente contagioso, que se propaga a través de fuentes contaminadas, tales como superficies, agua y alimentos. Incluso, este patógeno puede transmitirse mediante el contacto cercano con una persona que tiene esta infección.

El contacto con personas que presentan la infección es otra vía recurrente de contagios en Florianópolis; y también en Camboriú, Bombinhas, Itapema, Navegantes, Peña y los balnearios de Picarras, Porto Belo e Itaja se busca detectar los casos y realizar el debido tratamiento. Se estima que en lo que va del verano, más de 16 mil personas presentaron síntomas de la enfermedad infecto-contagiosa en esas ciudades brasileñas.

Según indican los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de Estados Unidos (CDC, por sus siglas en inglés), uno de cada cinco casos de gastroenteritis aguda que provoca diarrea y vómitos es causado por norovirus.

La infección se manifiesta entre 12 y 48 horas después de la exposición, y los síntomas generalmente duran de 1 a 3 días. La mayoría de las personas se recupera completamente sin tratamiento, sin embargo, en el caso de algunas personas, especialmente niños pequeños, adultos mayores y personas con otras afecciones médicas, los vómitos y la diarrea pueden causar una deshidratación grave y requerir atención médica.

El mayor riesgo de esta enfermedad es la deshidratación sobre todo en el caso de bebés, niños pequeños, adultos mayores y personas inmunodeprimidas. Por eso, por lo general los tratamientos indicados consisten en el cumplimiento del reposo, el descanso necesario y una adecuada hidratación hasta que la infección cede y los patógenos causantes son eliminados por el propio organismo.

Los síntomas

Los signos y síntomas de la infección por norovirus pueden aparecer de manera repentina e incluir: náuseas, vómitos, dolor o calambres estomacales, diarrea líquida o blanda, sensación de malestar general, febrícula y dolor muscular.

Los expertos de Mayo Clinic advierten que se puede “seguir excretando el virus en las heces hasta varias semanas después de la recuperación. Esta excreción puede durar de semanas a meses si tienes otra afección médica”, explicaron. Incluso “es posible que algunas personas con infección por norovirus no presenten signos ni síntomas. Sin embargo, aún son contagiosas y pueden transmitir el virus a otros”.

Contagios

Cómo prevenir la infección

En este contexto, y ante posibles viajes de personas a Brasil, el Ministerio de Salud de la Nación emitió una serie de recomendaciones para prevenir casos de diarreas agudas:

  • Lavarse las manos con frecuencia con agua y jabón, especialmente antes y después de ir al baño, cambiar pañales, manipular y preparar alimentos, amamantar y/o tocar animales. Si no hay agua y jabón disponibles, usar un desinfectante de manos a base de alcohol y lavar las manos con agua y jabón tan pronto como estén disponibles.
  • Usar agua segura (que esté filtrada, tratada o hervida). Evitar el consumo de agua de la canilla o grifo ya que en algunos lugares puede no ser segura para beber, preparar alimentos y bebidas, hacer hielo, cocinar y cepillarse los dientes. No consumir bebidas con hielo que no se sepa cómo fue elaborado.
  • Evitar tomar directamente de las latas o botellas, ya que la superficie de las mismas puede estar contaminada. Deben limpiarse y secarse antes de beber o servir en un vaso.
  • Evitar el consumo de alimentos más allá de la fecha de caducidad, incluso si se observan en buen estado.
  • Evitar el consumo de alimentos en mal estado, con olor, color o sabor alterados.
  • Evitar el consumo de alimentos envasados si el mismo se encuentra hinchado o aplastado.
  • Evitar el consumo de alimentos en puestos de venta callejera.
  • Evitar el consumo de alimentos crudos o poco cocidos. Los alimentos de origen animal, especialmente huevos, carnes, pescados y mariscos, deben estar bien cocidos.
  • Consumir productos lácteos pasteurizados.
  • Guardar adecuadamente los alimentos antes de colocarlos en la heladera. No mezclar alimentos cocidos con crudos.
  • Evitar el consumo de ensaladas; verduras crudas y frutas crudas sin pelar.
  • Pelar las frutas (son más seguras cuando las pela la persona que las come).
  • Al realizar la preparación de vegetales, sanitizar frutas, verduras y hortalizas con una solución de hipoclorito al 2,5% (diluir una cucharada de lavandina en un litro de agua durante 15 minutos, lavar después con agua corriente para eliminar los residuos).
  • Lavar y desinfectar las superficies y utensilios utilizados en la preparación de alimentos.
  • Evitar traer alimentos perecederos del viaje sin adecuada refrigeración.
  • Evitar bañarse en aguas de playa señalizadas como inapropiadas y/o contaminadas, ya que los gérmenes que causan enfermedades gastrointestinales, respiratorias, cutáneas, auditivas, oculares, etc., pueden transmitirse a través del agua recreativa contaminada.
i

Fuentes:

Fuentes: Ministerio de Salud de la Nación; Mayo Clinic; Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de Estados Unidos (CDC, por sus siglas en inglés)